Toca decir adiós a las calderas de gas y dar la bienvenida a las bombas de calor en los hogares. Tal y como indica la nueva Directiva de Eficiencia Energética, publicada el 20 de septiembre, se deberán eliminar y ser sustituidas por bombas de calor, con el fin de que para 2030 se consiga un ahorro del 11,7% de la energía final y primaria respecto a 2020. Además, a partir de ahora los países de la Unión Europea tendrán dos años para trasponerla.

De esta manera, el ahorro acumulativo de energía final fijado para cada país es del 0,8% desde 2021 hasta finales de 2023, del 1,3% a partir de 2024, del 1,5% a partir de 2026 y del 1,9% a partir de 2028 hasta 2030.

En la Directiva señalan también que desde 2024 “no se contabilizará a efectos del cumplimiento de la obligación de ahorro de energía” que provengan de las medidas de actuación que se hayan implementado desde esa fecha que impliquen combustión directa de combustibles fósiles. 

Y en el caso de las nuevas viviendas, la instalación de calderas de gas estará prohibida a partir de 2026, con excepciones en algunas industrias intensivas, que tendrán de margen hasta finales de 2030.

Demanda

La calefacción y la refrigeración representan aproximadamente la mitad del consumo mundial de energía. Además, son responsables de más del 40% de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía.

Según un informe de IRENA (International Renewable Energy Agency), sólo un tercio de las personas que viven en climas cálidos poseen aparatos de refrigeración. De esta manera, se espera que la demanda de energía para calefacción y refrigeración se dispare, especialmente con el aumento de las temperaturas globales.

Así, la agencia considera que las bombas de calor impulsadas por electricidad altamente eficientes serán vitales, sobre todo para calentar espacios y agua en edificios donde la refrigeración está electrificada.

Con el objetivo puesto en no superar los 1,5ºC la temperatura del planeta, la hoja de ruta de IRENA hacia la neutralidad sugiere que se deben instalar casi 800 millones de unidades de bombas de calor adicionales para 2050. Esto representa multiplicar por 14 los aproximadamente 60 millones de unidades instaladas a día de hoy.

Según declaran desde la agencia, esto allanaría el camino para una ampliación significativa de los servicios de red proporcionados por esta tecnología altamente eficiente.

The post Adiós a las calderas de gas; hola bombas de calor appeared first on El Periódico de la Energía.

Leer artículo original…