La Asociación Española de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares y almacenamientos de residuos radiactivos (AMAC) ha reclamado en el Congreso de los Diputados que la estrategia en gestión de residuos nucleares no se haga «a espaldas» de los municipios de las zonas nucleares.

Asimismo, ha entendido que el horizonte de cierre de las centrales nucleares se traduce en una falta de voluntad total de implementación real de los planes de emergencia nuclear en estas zonas, a lo que se une la falta de soluciones al impacto de estos cierres a corto plazo.

Así lo ha manifestado este martes el presidente de la AMAC, Juan Pedro Sánchez, en su comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico, en una ponencia encargada de las relaciones con el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), según ha informado la asociación en una nota de prensa.

En cuanto a las relaciones con el CSN, Sánchez ha señalado que «la relación, sin duda, ha mejorado y esto debe suponer un aumento en el trato y de la agilidad en la transmisión de la información, incluyendo la presencia del CSN en las zonas nucleares».

Sánchez ha centrado su intervención en dos áreas muy concretas: el cierre de las centrales nucleares y la gestión de los residuos radiactivos.

En relación al primer asunto, ha expresado que el horizonte sin nucleares que se propone en nuestro país «produce un efecto que podríamos llamar espejismo, que es la sensación de que ya no tenemos energía nuclear. Esto se traduce en una falta de voluntad total de implementación real de los planes de emergencia nuclear».

Así, ha añadido, la actividad de la Dirección General de Protección Civil ha disminuido considerablemente: «No se han organizado simulacros, no se han implementado sistemas telemáticos de comunicación para superar la situación durante la pandemia y, además, ha disminuido de forma notable la inversión de protección civil en el mantenimiento de los medios necesarios para abordar una emergencia», ha sostenido.

Por otro lado, y si bien es cierto que se ha constituido el Instituto para la Transición Justa y se han firmado dos protocolos en las zonas de Zorita y Garoña, «sigue preocupándonos el futuro de nuestros municipios tras el cierre de las centrales».

«La AMAC se ha implicado a fondo. Hemos creado un servicio propio de desarrollo económico y hemos promovido e impulsado la redacción de estrategias de desarrollo en las zonas nucleares aprobadas por todos los ayuntamientos, empezando por Zorita y Garoña y siguiendo ahora en Almaraz, pero nos preocupa la efectividad de los programas nacionales y autonómicos», ha reiterado.

En este sentido, Sánchez ha opinado que «no encontraremos soluciones a los impactos sociales del cierre a corto plazo. El desarrollo rural es un trabajo intenso de más de diez años y si no se crean políticas consensuadas podemos perder lo realizado con los cambios de gobiernos en un futuro en las respectivas administraciones» por lo que, ha reclamado, «hace falta más trabajo compartido entre las partes».

En segundo lugar, sobre la gestión de residuos nucleares en España, ha sostenido que «aquí debemos decir claramente que todo se hace de espaldas a los municipios de las zonas nucleares. No se cuenta con ellos y todo se desarrolla por la vía de los hechos consumados», ha zanjado.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.