La firma de gestión de activos renovables Blacksalt ha sido la que ha obtenido un mayor precio de adjudicación (36,88 euros/megavatio hora) en la subasta de renovables celebrada esta semana, y la energía se la ha adjudicado en el segmento reservado a instalaciones fotovoltaicas de potencia igual o inferior a 5 megavatios (MW) de carácter local.

El proyecto adjudicado en la subasta debe cumplir con requisitos de proximidad a un núcleo de población de cierto tamaño o la participación ciudadana en las instalaciones, ha informado Blacksalt este viernes.

La adjudicación se ha realizado con el mayor precio para la venta de energía subastada hasta la fecha, incluyendo tanto la tecnología eólica como la solar, y todos los segmentos, tanto de carácter general como de generación distribuida.

El precio ha sido de 36,88 euros/megavatio hora (MWh), más del 20 % por encima del precio medio ponderado de adjudicación de la última subasta, que fue de 30,56 euros/MWh.

Blacksalt es un inversor con especial foco en la generación distribuida, tanto de plantas conectadas a la red eléctrica cercanas a núcleos de consumo como de instalaciones sobre cubierta para clientes industriales de gran consumo eléctrico.

La firma viene desarrollando este tipo de proyectos, generalmente respaldados por contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPAs) y otros instrumentos que eliminan la exposición a la volatilidad de los precios en el mercado eléctrico.

Entre los socios de la firma, se encuentra Ricardo Arias, exdirectivo de Brookfield, uno de los mayores gestores de fondos de infraestructuras y renovables del mundo, que en España ha invertido en empresas renovables de referencia como Saeta Yield y X-Elio, así como José Luis Galindo, socio fundador del grupo Enertis.

Precisamente la reserva de 300 MW en la subasta del martes para instalaciones fotovoltaicas de potencia menor o igual a 5 MW no se pudo cubrir, al no presentarse ofertas que cumplieran con el precio de reserva que se establecía, un precio que es secreto y por el que hay un máximo a partir del cual no se aceptan las ofertas, por lo que la potencia sobrante se pasó al cupo que había neutro por tecnologías.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha señalado que hay que trabajar en las subastas en lo referido a las pequeñas instalaciones, ya que en gran parte sus ofertas no prosperaron en la pujaa por ser «muy conservadoras» y superar el límite del precio establecido en la subasta.

Pese a todo, ha dicho que «merece la pena mantener esa apuesta y que haya siempre un cupo reservado para estas instalaciones pequeñitas» y pensar mejor cómo se pueden plantear las condiciones de las subastas para que sean sencillas y puedan aprovecharse de la mejor manera posible.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.