BMW Group transformará su planta base de Múnich que actualmente fabrica todo tipo de vehículos en una sola línea de montaje para producir coches totalmente eléctricos, según ha informado la empresa que prevé que para 2023 más de la mitad de todos los vehículos que salgan de Múnich sean propulsados eléctricamente.

El primer BMW i4 eléctrico producido en serie ha salido este viernes de las líneas de producción de la planta de BMW en Múnich. La firma destacó que la conversión e instalación de los sistemas para configurar la producción de este modelo resultó particularmente «desafiante».

«Logramos integrar el nuevo vehículo en nuestros sistemas existentes sin detener la producción. El equipo y nuestros socios hicieron un trabajo increíble», explicó Peter Weber, director de la planta muniquesa.

La principal diferencia entre el BMW i4 y los convencionales es la propulsión eléctrica y la batería de alto voltaje. Aproximadamente, el 90% de los sistemas existentes todavía se pueden utilizar para el nuevo modelo pero se requerían otros adicionales.

Otro tema de gran complejidad fue la integración en el montaje de la batería de alto voltaje. El paquete de baterías ahora está atornillado al cuerpo del coche mediante un nuevo sistema de ensamblaje de baterías automatizado.

A pesar de las limitaciones de espacio, se eliminaron los sistemas existentes y se instalaron y ampliaron otros nuevos. «Nuestro taller de carrocería es un ejemplo brillante de integración inteligente y eficiente. La mayoría de los nuevos procesos de producción para el BMW i4 se pueden llevar a cabo en los sistemas de carrocería existentes», aclaró Weber.

De la misma forma, el aumento de la digitalización juega un papel importante en la producción de BMW Group. Actualmente, se está escaneando en 3D toda la planta de Múnich con todo lujo de detalles para obtener un conjunto completo de datos digitales básicos tanto del edificio como de sus sistemas. Luego, los escaneos se procesan y guardan en la nube para que se pueda acceder a los datos desde cualquier lugar.

Varias plantas ya se han escaneado completamente en 3D, entre ellas Spartanburg y Regensburg, y la planta de Dingolfing está en ello. Para finales de 2022, el grupo habrá escaneado la estructura de todas las principales plantas de automóviles en la red de producción de BMW y los datos digitales estarán disponibles para todos.

Con el enfoque en la reducción de CO2, BMW Group también ha anunciado otro objetivo: Eliminar completamente las emisiones de la logística del transporte en el área de Múnich, pero también lograr recortes significativos dentro de un radio más amplio y del transporte intercontinental.

Esto se logrará haciendo un mayor uso del transporte ferroviario y de los camiones eléctricos a batería. Además, la proporción de vehículos que salen de la planta en tren aumentará gradualmente desde el 50%.

«Somos conscientes de que, debido a la ubicación en la ciudad de nuestras instalaciones de producción, tenemos una responsabilidad especial. Nuestro proyecto para reducir las emisiones de CO2 en nuestra planta base tendrá un impacto importante que será positivo tanto para el medio ambiente como para nuestro vecindario inmediato», aseguró Weber.

Por último, desde el año pasado, toda la energía obtenida en todo el mundo por BMW Group ha sido ecológica. Para la producción del BMW i4, por ejemplo, los niveles medioambientales de energía verde se mejoraron aún más al obtenerla directamente de las centrales hidroeléctricas regionales.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.