El director general de Basf, Carles Navarro, considera que la evolución de la tecnología y las posibilidades industriales, sociales y de consumo que ofrecen deberían generar en la sociedad una “actitud neutral” ante ellas, al menos con aquellas que se encuentran en fase tempranas.

El directivo ha explicado, en una entrevista con la Agencia EFE, que la inversión en I+D+i para este sector es fundamental, por lo que el papel de los gobiernos tiene que ser, bajo su criterio, el de apoyar la diversificación y no el de orientar la inversión hacia un sistema concreto.

“La innovación debe ser abierta y conectada con la realidad”, ha remarcado para argumentar que ante la dificultad de conocer qué tecnologías se impondrán, las empresas deben estar preparadas para aplicar diferentes metodologías eficientes y aplicables a casos prácticos.

Unido a esta idea, Navarro ha considerado que también favorecerá el ejercicio de sostenibilidad, concepto que es “el camino del futuro” y cuya curva de expansión será “rápida”, tal y como ha ocurrido con el avance de otros campos como las energías renovables.

Por ejemplo, según datos de Eurostat, el consumo de energías de fuentes renovables en España -principalmente solar, eólica y los biocombustibles sólidos– se situaba en un 8,339 % del total en 2004, pasando a un 18,362 % en 2019.

De esta forma, Basf considera que la aplicación de prácticas basadas en sostenibilidad llevan tiempo y un nivel de inversión alto, que puede verse reducido gracias a un diseño circular.

“La cooperación es imprescindible, colaboramos de forma legal con nuestra competencia; (…) y también escuchamos las pistas que nos dan nuestros clientes sobre lo que enfrentan, sobre eso podemos trabajar”, ha añadido.

La multinacional química considera esta corriente “un pilar de futuro” y, en este sentido, ha celebrado a mediados de noviembre la III Edición de los premios Basf a la mejor práctica de Economía Circular en España.

Navarro ha dicho que están “muy satisfechos” por la gran recepción de los galardones, en los que recibieron un centenar de candidaturas para las seis categorías disponibles: Gran Empresa, Pyme, Start-Up, Administración Pública, Mundo Académico y Divulgación.

El director general ha destacado la voluntad de la iniciativa de dar “a todos los estamentos su papel correspondiente”, de ahí que hayan decidido mantener todas las categorías respecto a ediciones pasadas.

En la gala de entrega de los III Premios Basf, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha recibido el reconocimiento a mejor práctica de Economía Circular en España, por su proyecto ‘Catálogo de Buenas Prácticas en Economía Circular’.

Grupo Calvo, en la categoría de empresas; Too Good to Go, en Pymes; y Gravity Wave, como mejor compañía emergente, han sido otras de las organizaciones premiadas.

Por último, en cuanto al capítulo de difusión de la sostenibilidad y la economía circular, han destacado el trabajo de la Universidad de Navarra en el ámbito académico y Marynes Rojas como divulgadora.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.