El gobierno de EEUU suspendió temporalmente este martes una exigencia medioambiental para facilitar el suministro de carburante en la costa este tras el ciberataque contra Colonial, la mayor red de oleoductos del país.

La orden, emitida por la Agencia de Protección Meidoambiental (EPA), afecta a las exigencias de control de evaporación de gasolina en el oleoducto en los estados de Virginia, Maryland, Pennsilvania y en el Distrito de Columbia.

La suspensión se prolongará hasta el próximo 18 de mayo.

El director de la EPA, Michael Regan, justificó la decisión por «las extremas e insólitas circunstancias» y para «asegurar que haya un suministro adecuado de gasolina disponible en las áreas afectadas hasta que la oferta en la región se normalice».

Las autoridades de EE acusaron al grupo de piratas informáticos Darkside de ser responsable del ciberataque contra las redes del oleoducto Colonial, que transporta al día hasta 2,5 millones de barriles de gasolina, diésel y combustible de aviación desde las refinerías del Golfo de México al sur y este de EEUU.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) señaló que trabaja con la empresa y sus socios del Gobierno en la investigación del ataque de un «ransomware», por medio del cual el grupo de piratas informáticos bloqueó el acceso a los ordenadores de la compañía y pide dinero para liberarlos.

El domingo por la noche el presidente estadounidense, Joe Biden, ya había ordenado levantar las restricciones al transporte de combustible por carretera con el objetivo de evitar cualquier desabastecimiento ante el cierre de Colonial.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.