La transición energética ha dado un salto adelante con el anuncio de un importante acuerdo de 300 millones de dólares para desplegar comercialmente baterías de flujo de hierro a escala en EEUU.

SB Energy, una filial estadounidense de propiedad absoluta del grupo japonés de servicios financieros SoftBank, ha confirmado una compra récord de baterías de flujo de hierro de larga duración al fabricante estadounidense ESS. Según informa Wood Mackenzie, las baterías ayudarán a mejorar la resistencia de la red al proporcionar almacenamiento de larga duración para energía solar en proyectos a escala de servicios públicos en Texas y California.

El acuerdo implica un compromiso por parte de SB Energy de desplegar dos gigavatios-hora de baterías ESS durante los próximos cinco años. Las baterías utilizan hierro, sal y agua para proporcionar una alternativa de bajo costo y ambientalmente sostenible a las celdas de iones de litio. Al mismo tiempo, su composición elimina inherentemente el riesgo de incendio que presentan las baterías de iones de litio, particularmente en áreas propensas a incendios forestales como California.

“El almacenamiento de larga duración es absolutamente fundamental para proporcionar energía renovable flexible y asequible a escala”, dijo Rich Hossfeld, codirector ejecutivo de SB Energy, al comentar la noticia. «Se alinea perfectamente con las ambiciosas iniciativas de energía limpia de la administración Biden».

ESS es actualmente la única empresa que fabrica baterías de flujo de hierro para aplicaciones comerciales y a escala de servicios públicos. Dice que una de las fortalezas clave de las baterías radica en su simplicidad, lo que las convierte en una alternativa mucho más barata a las celdas de iones de litio. Cada batería es un sistema de circuito cerrado con cuatro componentes básicos: dos electrodos, un separador que evita que los electrodos formen un cortocircuito y la misma solución de electrolito líquido para cargar y descargar electrones. Según ESS, esta disposición mantiene estable la química de la batería, eliminando la contaminación cruzada y la degradación.

El resultado es una solución de almacenamiento de larga duración que no solo es barata de fabricar, sino también flexible y rentable de ejecutar. ESS especifica una vida útil de más de 20.000 ciclos, equivalente a más de 20 años de uso esperado. (A modo de comparación, los productos químicos de las baterías convencionales tienen un ciclo de vida de 7 a 10 años). Además, dado que las baterías de flujo de hierro no usan minerales tóxicos de tierras raras como el vanadio y el litio, causan mucho menos daño ambiental en la producción y pueden ser fácilmente descompuestos y sustancialmente reciclados al final de sus vidas. Una ventaja adicional es que la capacidad de la batería se puede ampliar agregando una solución de electrolito a un costo marginal bajo, lo que reduce la necesidad de comprar unidades adicionales.

El tiempo máximo de almacenamiento es de 12 horas, suficiente para permitir que una planta solar en la soleada California proporcione electricidad las 24 horas (aunque las empresas de servicios públicos eventualmente necesitarán baterías que puedan durar mucho más). Una desventaja es el tamaño de las baterías en relación con las de iones de litio. Pero eso es un problema para aplicaciones como vehículos eléctricos o teléfonos móviles y no una barrera para aplicaciones a escala de red como plantas de energía.

“Las baterías de larga duración representan una gran oportunidad cuando se trata de lograr ambiciosos objetivos de descarbonización. A medida que la transición energética continúa generando preocupaciones sobre la confiabilidad y resistencia de la red, consideramos que las baterías de larga duración son cruciales para la capacidad del sector de la energía para realizar una transición completa”, dice Dan Shreve, responsable global de almacenamiento de energía en Wood Mackenzie

SoftBank no es el único actor importante que ayuda a impulsar la revolución del flujo de hierro. El acuerdo con SB Energy llega inmediatamente después de un pedido de Enel Green Power España para que ESS suministre 17 de sus sistemas de baterías Energy WarehouseTM con una capacidad combinada de 8,5 MWh. Las baterías proporcionarán almacenamiento de larga duración para respaldar un parque solar en España y proporcionarán resistencia a la red eléctrica local como parte de un compromiso más amplio en toda la UE.

Además del atractivo de sus soluciones, ESS confirmó recientemente la cobertura de garantía ampliada de 10 años de su pila de tecnología completa por parte del líder de la industria Munich Re. La póliza proporciona una garantía extendida que cubre la garantía de rendimiento del sistema de la empresa, independientemente del tamaño o la ubicación del proyecto. ESS también ha colaborado con la aseguradora para expandir su Cobertura de Proyecto, eliminando el riesgo de continuidad comercial y relacionado con la tecnología para los operadores.

“La transición energética requerirá cantidades masivas de capacidad de almacenamiento en los próximos años, y estamos enfocados en ampliar nuestra capacidad de fabricación para ayudar a satisfacer esa demanda”, dijo Eric Dresselhuys, CEO de ESS. Con eso en mente, la firma ha confirmado que saldrá a bolsa a través de una fusión con una compañía de adquisición de propósito especial, ACON S2 Acquisition Corp.

Fuente: Wood Mackenzie

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.