EuroNCAP sigue realizando de manera exhaustiva test a los últimos modelos que se lanzan al mercado. En el ultimo de sus ensayos, enfocado en este caso a las tecnologías de asistencia a la conducción, la electrificación ha cobrado especial protagonismo al estar presente en todos los modelos, ya fuera de manera total o mediante la hibridación e hibridación enchufable. No obstante, de los siete modelos analizados, cinco eran, además, 100% eléctricos. En este caso, el nuevo SUV 100% eléctrico de BMW, el iX3 ha sido el modelo que mejor parado ha salido al alcanzar la máxima calificación: cuatro estrellas con un ‘muy bueno’ como resultado final. Así, este modelo de BMW se anotó una valoración del 83% en asistencia a la conducción, así como un 86% en lo referente a respaldo de seguridad del sistema.

Le han seguido el Ford Mustang Mach-E y el CUPRA Formentor (este último tiene dos versiones eHybrid híbridas enchufables) consiguiendo un total de tres estrellas y la calificación de ‘buenos’ por el organismo europeo de seguridad. Así, el modelo de la marca automovilística española consiguió un 70% en materia de asistencia a la conducción y un 74% en respaldo de seguridad, mientras que el eléctrico de Ford obtuvo un 69% en la primera categoría y un 83% en la segunda.

Ford Mustang Mach-E EuroNcap asistentes de seguridad

Más eléctricos: el nuevo Hyundai IONIQ 5 se colocó en un peldaño inferior al obtener una calificación de dos estrellas en los test de asistencia a la conducción (‘moderada’), con un 77% en asistencia a la conducción y un 50% en cobertura de seguridad. La misma calificación registró el Polestar 2, con un 50% en la primera categoría y un 85% en la segunda, al tiempo que el Opel Mokka-e obtuvo una estrella (‘entry’), con un 57% y un 44%, y el Toyota Yaris también logró una estrella, con un 56% en asistencia a la conducción y un 53% en respaldo de seguridad.

Estos sistemas están diseñados para ayudar en la conducción y no para tomar el control del vehículo; por tanto, se espera que el conductor mantenga sus manos en el volante y su vista en la carretera en todo momento. Una idea en la que insisten desde Euro NCAP. Según, Michiel van Ratingen, el secretario general de esta organización, «los automóviles aún no son capaces de conducir de forma totalmente automática y no se debe engañar a los conductores para que piensen que sí. Los informes de Estados Unidos han destacado los problemas muy serios que pueden ocurrir cuando las personas tienen una expectativa irrealmente alta de lo que pueden ofrecer dichos sistemas». Para su evaluación de 2020 de los sistemas de asistencia en autopista, Euro NCAP ha desarrollado protocolos específicos de prueba y evaluación, divididos en dos áreas principales: capacidad de asistencia, basada en el equilibrio entre la implicación del conductor y la asistencia ofrecida por el vehículo, y el sistema de seguridad adicional.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.