El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha acordado, por unanimidad, informar favorablemente la solicitud de renovación de autorización de explotación de la central nuclear Ascó (Tarragona) por un periodo de 9 años para la unidad I (hasta 2030) y 10 años para la unidad II (hasta 2031) con los límites y condiciones sobre seguridad nuclear y protección radiológica establecidos para cada caso.

Este informe será remitido próximamente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para su autorización, según se establece en el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR, artículo 23).

La decisión adoptada por el Pleno se apoya tanto en la comprobación del correcto funcionamiento de la central y del mantenimiento del nivel adecuado de seguridad para continuar su operación, como en la constatación de la capacidad de la instalación para dar respuesta a requisitos normativos actuales de mayor exigencia a los estrictamente requeridos en su diseño original.

Igualmente, se han tenido en cuenta las propuestas de mejora de la seguridad que el titular ha realizado como resultado de la Revisión Periódica de la Seguridad (RPS). Asimismo, esta decisión tiene en cuenta la verificación del cumplimiento por parte del titular de los requisitos de la autorización concedida en 2011.

El informe favorable está basado en los resultados de la evaluación, contenidos en un conjunto de numerosos informes técnicos especializados. De igual manera, contempla la información procedente de las inspecciones y demás procesos de supervisión y control realizados para la central durante la vigencia de la actual autorización por parte del CSN.

Los dictámenes emitidos por el regulador incluyen 10 límites y condiciones a los que quedará sometido el funcionamiento de la unidad I en ese nuevo periodo, y 11 límites y condiciones a los que quedará sometido el funcionamiento de la unidad II.

 

Instrucciones Técnicas Complementarias

Además, los límites y condiciones establecidos para cada unidad de la central nuclear Ascó se acompañan de seis Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) para la unidad I y de otras seis ITC para la unidad II, todas ellas son establecidas por el CSN directamente al titular de la instalación. Las ITC desarrollan las condiciones de la autorización y requieren acciones adicionales por parte del titular, identificadas en la evaluación y referidas, entre otros, a los siguientes ámbitos:

  • Propuestas de actuación derivadas de la Revisión Periódica de Seguridad (RPS) y el resto de la documentación presentada con la solicitud y otras acciones adicionales derivadas de la evaluación del CSN (vinculadas con la condición nº7).
  • Requisitos relativos a los riesgos internos de inundación y aspersión (asociados a la condición nº8).
  • Acciones vinculadas al programa de protección contra incendios (relacionadas con la condición nº9).
  • Requisitos relativos al Plan Integrado de Evaluación y Gestión del Envejecimiento (PIEGE) y las acciones correspondientes a la Operación a Largo Plazo (OLP).

 

De igual manera, el Pleno del CSN ha informado favorablemente la solicitud de renovación de la autorización de protección física presentada por el titular para las unidades I y II de Ascó. Esta autorización entrará en vigor simultáneamente y por el mismo plazo por el que se establezca la autorización de explotación.

 

Plan de Gestión de Residuos

Asimismo, el Pleno ha informado favorablemente la propuesta de revisión 2 del Plan de Gestión de Residuos Radiactivos y del Combustible Gastado (PGRRyCG) asociado a la operación a largo plazo de esta instalación. Este documento es preceptivo a presentar por el titular para la renovación de autorización de explotación.

Además, se han informado favorablemente otros dos aspectos relacionados con Ascó. El primero de ellos es la solicitud presentada por el titular sobre la modificación de diseño para completar la incorporación de la norma NFPA-805 entre las bases de licencia aplicables a los sistemas de protección contra incendios y la correspondiente adaptación a la misma, de acuerdo con el apartado 3.2.8 de la Instrucción del CSN IS-30 sobre requisitos del programa de protección contra incendios en centrales nucleares. El segundo apartado informado favorablemente son las propuestas de cambio solicitadas de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento correspondientes al almacenamiento y transporte del contenedor HI-STORM/HI-STAR.

 

Otros asuntos abordados

Además, en la reunión de este miércoles, el Pleno ha dado luz verde a la prórroga del contrato suscrito por el CSN con la empresa Tecnatom mantener el servicio de dosimetría personal interna, entre los medios de apoyo a la gestión de emergencias nucleares y radiológicas. El importe total de la prórroga propuesta, asciende a 163.324,40 euros (IVA incluido) dividido en tres ejercicios económicos: 2021 (20.415,55 €), 2022 (81.662,20 €) y 2023 (61.246,65 €).

De igual manera, se ha autorizado la firma del convenio que formaliza la encomienda de gestión encargada por el CSN al Instituto Nacional de Gestión Sanitaria –a través del Centro Nacional de Dosimetría– para mantener la prestación del servicio de control dosimétrico del personal actuante en emergencias nucleares y radiológicas. Dicho acuerdo tendrá una duración de cuatro años y un importe máximo de 100.000 € distribuidos entre los ejercicios 2021 y 2024.

Asimismo, el Pleno ha aprobado la puesta en marcha de un convenio entre el CSN y la Universidad de Cantabria para la verificación de monitores de radón en condiciones de campo, dentro de las actuaciones previstas por el Consejo de Seguridad Nuclear en el Plan Nacional contra el radón.

El objetivo de este acuerdo es realizar un análisis de la respuesta de instrumentos de medida de radón en continuo, con los que el CSN desplegará una red piloto de 40 monitores para la obtención de series de medida durante 2 años.

El convenio tendrá una duración de tres meses y un importe máximo para el Consejo de 14.520€.

 

Programa anual de inspecciones radiactivas

Finalmente, el Pleno ha recibido el informe sobre los resultados del programa anual de inspecciones a instalaciones radiactivas y de radiodiagnóstico correspondiente a 2020.

El pasado año, a pesar de la situación generada por la covid-19, se llevaron a cabo 978 inspecciones de las cuales 69 fueron no anunciadas, aunque no se pudo cumplir con el porcentaje mínimo marcado debido a la situación excepcional originada por la pandemia. En las actuaciones realizadas se ha verificado que las desviaciones detectadas han sido, mayoritariamente, de escasa importancia para la seguridad radiológica de los trabajadores y del público.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.