El informe de auditoría de Abengoa sobre las cuentas de 2020 subraya que la sociedad tenía un patrimonio neto -diferencia entre activos y pasivos- negativo de 4.913,7 millones de euros al cierre del ejercicio, un 2,7 % más que en 2019, cuando era de 4.785,28 millones de euros, también negativo.

El auditor de las cuentas PwC señala en su informe que las circunstancias de Abengoa (actualmente en concurso de acreedores, bajo administración concursal y a la espera de un rescate) y sus filiales, tanto en ejercicios anteriores como en 2020 y 2021, permiten mantener la posibilidad de un acuerdo entre el inversor (el fondo Terramar Capital) con los principales acreedores financieros del grupo, en especial de Abengoa Abenewco, titulares de instrumentos y garantías.

Ello sentaría las bases para reestructurar la situación financiera del grupo Abenewco y sus filiales operativas -que agrupan los activos operativos de Abengoa-, así como financiar un acuerdo de quita mediante la aceptación del convenio de acreedores de Abengoa por una mayoría suficiente de ellos que permita imponer su contenido al resto de los acreedores vinculados legalmente por el acuerdo.

INCERTIDUMBRES Y NECESIDAD DE UN ACUERDO EN BREVE TIEMPO

Según el informe, ello permitiría la viabilidad de la sociedad y la continuidad de sus operaciones, sujeta, no obstante, según el auditor, a «un número elevado de incertidumbres», incluyendo las condiciones establecidas por el inversor, el fondo estadounidense Terramar Capital.

Entre esas condiciones, el auditor cita la liberación de garantías por parte de los principales acreedores financieros del acuerdo de reestructuración; la concesión de la ayuda de 249 millones de euros de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) con cargo al Fondo de Solvencia; así como la aprobación por los bancos de líneas de avales por importe de 300 millones de euros cubiertas por la Compañía Española de Seguros de Créditos a la Exportacion (Cesce).

El informe del auditor dice que, aunque no se tiene certeza sobre cuál pueda ser el desenlace final de la refinanciación del grupo y de la aceptación o no de la propuesta de convenio por parte de los acreedores de Abengoa, no se ha evidenciado por parte de los miembros del consejo de administración ni de la administración concursal ningún indicador que pudiera implicar la negativa por parte de los actores involucrados en el proceso de reestructuración.

No obstante, señala que los acuerdos no se han concluido a la fecha de la reformulación de las cuentas de 2020 y es necesario lograr en un espacio breve de tiempo los principales compromisos y el cumplimiento de las principales condiciones.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.