La implantación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) permitiría a un hogar electrificado ahorrar casi 300 euros al año más sobre los que ya se ahorraría al electrificar su transporte y calefacción pero sin aplicarse el Fondo.

La consultora Afry y la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec) han presentado este jueves el estudio encargado por esta última a Afry.

El informe se hizo antes del verano y es anterior a la escalada de precios de la electricidad, aunque los portavoces de la consultora han dicho que la visión no cambia por la situación coyuntural que vive hoy el mercado eléctrico.

En el estudio, se analiza un escenario tendencial, con la mejor previsión de Afry sin la aplicación del FNSSE, y se compara con otro en el que se aplica el Fondo en su totalidad (algo que ocurrirá en 2026 porque su implantación se hará de manera progresiva en cinco años) y eliminado el Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE), que ahora el Gobierno tiene suspendido para paliar el efecto de los precios mayoristas en la factura.

El FNSSE, actualmente en tramitación parlamentaria, extiende el reparto de costes fijos del sistema, principalmente los de las primeras renovables (unos 6.000 millones en la actualidad que se reducirá por la salida de instalaciones del régimen retributivo del RECORE), que ahora recaen exclusivamente sobre el sector eléctrico, a los comercializadores de gas y productos petrolíferos.

Según el estudio, sin el FNSSE un hogar que se electrifique y cambie el coche diésel y la caldera de gas por el coche eléctrico y la bomba de calor se ahorraría 1.077 euros al año, pero, de aplicarse el FNSSE, el ahorro llegaría a 1.368 euros al año.

El consumidor residencial sería el que tendría una mayor bajada en el precio de la luz, que en 2026 sería un 14 % inferior al que tendría en esa misma fecha si no se aplica el FNSSE ni se elimina el IVPEE, mientras que para el resto de consumidores y pymes el ahorro sería menor.

Por el contrario, con la aplicación del FNSSE, el gas doméstico vería incrementado su precio un 8 %, el no doméstico un 17 % y las gasolinas y gasóleos un 6 %, si bien el proyecto de ley del FNSSE contempla exenciones para el transporte.

La consultora señala que ese alza en los combustibles fósiles que provocará el FNSSE hará que las opciones eléctricas sean más baratas, lo que supondrá 147.000 vehículos eléctricos y unas 78.000 bombas de calor adicionales.

El estudio prevé 935 millones de inversión adicionales durante toda la década hasta 2030 por la incorporación de vehículos eléctricos, redes de recarga, desarrollo de renovables y bombas de calor para suplir el consumo que se hace con fuentes fósiles.

El impacto positivo en el PIB de la aplicación del FNSSE sería de 1.433 millones de euros en toda la década, según el estudio, que estima que generará más de 16.000 empleos al año acumulados hasta 2030.

En el informe, también se hacen recomendaciones para ayudar a electrificarse a colectivos como los de la España vaciada y de zonas frías y también extender las compensaciones que el proyecto de ley establece para los consumidores industriales de gas a otras industrias.

Respecto a las modificaciones que quieren introducir algunos grupos parlamentarios en el proyecto de ley que crea el FNSSE, el director de Regulación de Aelec, Pedro González, ha dicho que empeorar o introducir condiciones que no hagan tan efectivo el FNSSE Aelec lo consideraría «poco procedente».

Ha recordado que en el proyecto de ley la electricidad sigue siendo el «mayor pagador del Fondo», pues financia más del 50 % de los costes pese a suponer sólo el 30 % de la cesta energética, y ha advertido que «ir a peores términos» no permitirá avanzar en el proceso de electrificacion y descarbonización.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.