El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico «está estudiando» la nueva sentencia del Tribunal Supremo que anula el modelo de financiación del bono social eléctrico de 2016, aunque considera que, en todo caso, «no afecta a la percepción del bono ni a su cuantía».

Fuentes del gabinete dirigido por Teresa Ribera indicaron a Europa Press que de este modo «los consumidores vulnerables con derecho a percibirlo seguirán haciéndolo con total normalidad».

El Tribunal Supremo ha declarado que el mecanismo de financiación del bono social eléctrico establecido por Decreto-ley en 2016 es contrario al derecho de la Unión Europea por discriminar a unas empresas del sector eléctrico frente a otras.

El bono social es una prestación de carácter social destinada a proteger a los consumidores vulnerables consistente en aplicar un descuento en el precio de la electricidad consumida en su vivienda habitual.

El sistema de financiación del bono social eléctrico, creado en 2013, estuvo en vigor entre 2014 y 2016, aunque fue derogado y sustituido por otro actualmente vigente.

Tras los reveses sufridos en los tribunales, el Gobierno procedió a devolver las cantidades financiadas por las compañías por el bono social en los ejercicios 2014, 2015 y 2016, así como los intereses legales correspondientes, con un importe total que alcanzaba casi los 520 millones de euros.

De esta manera, esta decisión del Supremo anula el mecanismo de financiación aplicado entonces destinado a cubrir el coste de ese descuento, sin que ello afecte a la continuidad de su aplicación.

En otros países de la Unión Europea prevén que ese coste se financie con cargo a sus presupuestos generales, pero España optó desde un principio por hacer recaer esa obligación sobre algunas empresas del sector eléctrico.

CONTRARIO AL DERECHO DE LA UE

Ya en dos ocasiones anteriores, el Tribunal Supremo consideró que el mecanismo de financiación establecido por la legislación española resultaba contrario al derecho de la Unión Europea.

El sistema de financiación anulado ahora estaba regulado por el Real Decreto Ley 7/2016, de 23 de diciembre, que imponía su coste a «las matrices de los grupos de sociedades que desarrollen la actividad de comercialización de energía eléctrica o por las propias sociedades que así lo hagan si no forman parte de ningún grupo societario», lo que implicaba imputar el 94% del coste de financiación a las empresas comercializadoras.

Este sistema de financiación, como los dos anteriores, ha vuelto a ser considerado contrario al derecho de la Unión Europea por las sentencias del Tribunal Supremo.

Las sentencias parten de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, especialmente de lo afirmado en su reciente sentencia de 14 de octubre de 2021 en la que se sostiene que las obligaciones de servicio público, como el caso del bono social, deben imponerse «con carácter general a las empresas eléctricas» y no a algunas empresas concretas.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.