El grupo energético francés Engie anunció este viernes que el año pasado registró unas pérdidas de 1.500 millones de euros, sus primeros números rojos desde 2020, tras haber ganado 1.000 millones en 2019.

La empresa explicó en un comunicado que buena parte de las pérdidas se deben a la depreciación de sus activos nucleares en Bélgica, valorados en 2.900 millones, tras tomar la decisión de parar las obras de renovación de dos reactores para alargar su vida activa 20 años a partir de 2025, al considerarlo «poco posible».

En paralelo, la crisis sanitaria del coronavirus también impactó sus cuentas, en las que las ventas se redujeron un 7,2 % hasta los 55.800 millones de euros, mientras que su resultado operativo corriente descendió un 21,3 % hasta los 4.600 millones.

Engie indicó que prevé regresar en 2021 a los beneficios, cuando calcula que su resultado neto se sitúe entre los 2.300 millones y los 2.500 millones.

«Hemos tenido un buen inicio del año 2021 y prevemos mejoras significativas de nuestro rendimiento financiero», indicó su directora general, Catherine MacGregor, en el comunicado.

La nueva directiva, a los mandos de Engie desde principios de año, revelará su nueva estrategia en mayo próximo, pero el grupo adelantó ya que a partir de 2025 cerrará todas sus centrales de carbón en Europa y hará lo mismo en el resto del mundo dos años más tarde.

La empresa ha cerrado ya numerosas centrales eléctricas alimentadas con ese mineral considerado más contaminante que otros, pero aun genera 4 gigawatios con ellas, el 4 % del total, sobre todo en Marruecos y en Sudamérica.

La dirección propondrá el pago de 0,53 euros por acción en concepto de dividendo por los resultados de 2020.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.