El director general del Instituto para el Ahorro y Diversificación Energética (IDAE), Joan Groizard, ha afirmado hoy que el hidrógeno renovable es una energía «que no es para todo y para todos, y en todo momento», pero en la que España no se puede quedar atrás como ha podido suceder con otras.

En la apertura de la segunda jornada del V Congreso Nacional de Energías Renovables de la asociación APPA, ha destacado que se trata de un vector energético en el que el Gobierno está «intentando correr para no quedar atrás» en la carrera tecnológica y en la industrial.

Pero ha advertido de que el hidrógeno es para aquellos sectores y cuestiones que son «difíciles de electrificar o descarbonizar«, como las industrias que requieren de elevadas temperaturas para su actividad o el transporte pesado a larga distancia.

Groizard además ha asegurado que las energías renovables han dejado de ser alternativas, para convertirse en principales y suponer más del 54 % del parque de generación de energía de España y emplear a más de 80.000 personas.

Por ello ha criticado el que, en la actual crisis de precios que se vive, derivada de un ‘rally’ de precios a nivel internacional, principalmente del gas natural, haya quien «intenta achacar o levantar fantasmas, en la línea de que la transición energética tiene costes que no se habían contado», cuando lo que «realmente» se sabe, lo que dicen los números y la evidencia, es que las renovables son «la principal manera de reducir la factura energética de los consumidores«.

En su opinión, con una mayor penetración de las energías renovables se reducirá la dependencia de España de los «combustibles caros, volátiles e importados, como es en este caso el gas natural».

Por ello, ha recordado el director general del IDAE, el Gobierno está trabajando «intensamente» en un marco estratégico de energía y clima con objetivos para 2030 y 2050 que permitan aprovechar las oportunidades económicas, sociales, de cada cadena de valor e industriales, que supone el despliegue de las renovables.

Como ejemplos «concretos» de ese trabajo se ha referido a las subastas de energías renovables (con precios de entre 24, 25, 30 euros mw/hora), que demuestran su carácter «competitivo y esa capacidad que tienen, no solo de expulsar del mix a tecnologías más caras, más contaminantes que además representan una dependencia energética exterior, sino también de generar valor directamente en el territorio».

También ha destacado que se cuenta con el Plan de recuperación, transformación y resilencia, unos fondos europeos de los que el 40 % están destinados a transición ecológica, bajo el principio de ser 100 % compatibles con el medio ambiente.

Con ellos, ha indicado, se van a impulsar las energías renovables en todos los ámbitos: electrificación de la movilidad, despliegue de renovables innovadoras , almacenamiento y flexibilidad necesarias para incrementar su uso e hidrógeno renovable.

Para Groizard estos fondos van a permitir a España dar «un salto cualitativo» en la materia gracias a la línea de 1.320 millones que va a dedicar el Gobierno a autocosumo, almacenamiento detrás del contador y climatización renovable en hogares.

Otras iniciativas del Gobierno que ha citado han sido la línea de renovables térmicas para incorporarlas en el ámbito industrial y en el sector servicios, que se está «a punto de lanzar»; la de almacenamiento innovador (que está en fase de información pública y será «una realidad en breve») o las dirigidas a la cadena de valor del hidrógeno y el despliegue de proyectos innovadores singulares que permitan que sea una realidad.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.