El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha presentado este viernes recomendaciones a la planta nuclear de Ascó (Tarragona) para garantizar la seguridad de sus reactores «más allá de su vida útil inicial».

«Un equipo de expertos del OIEA ha concluido hoy la revisión de la seguridad operativa a largo plazo de la central nuclear de Ascó (España)», indica en un comunicado el organismo con sede en Viena.

La nota precisa que la misión de los inspectores internacionales había sido solicitada por el operador de la planta de Tarragona, la Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs (ANAV), que está a la espera de obtener la licencia para prolongar por diez años el funcionamiento de Ascó I y Ascó II.

«El equipo de revisión de 11 miembros -compuesto por expertos de Bélgica, Bulgaria, la República Checa, Francia, los Países Bajos, Eslovenia y Suecia, así como por dos miembros del personal del OIEA- identificó buenas prácticas y actuaciones que deben compartirse con la industria nuclear mundial», señala el comunicado.

Los inspectores entregaron el borrador del informe a la ANAV y a la autoridad reguladora española, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), para que puedan hacer comentarios antes de presentar el documento final al Gobierno de España dentro de tres meses.

En su trabajo sobre el terreno durante nueve días, el equipo, cuyas revisiones se basan en las normas de seguridad del OIEA, «se centró en aspectos esenciales para el funcionamiento seguro a largo plazo» de las dos unidades de reactores de agua presurizada de la planta, añade.

Entre sus recomendaciones, indica que Ascó «debería aplicar una estrategia coherente» para el uso de la gestión del envejecimiento y las normas de seguridad de operación a largo plazo, y «garantizar una identificación y un etiquetado exhaustivos de las estructuras y los componentes» en esos ámbitos.

Asimismo, «debe desarrollar y aplicar un programa completo de cualificación de equipos para preservar el cumplimiento de las funciones de seguridad».

Según el jefe de la misión, Robert Krivanek, la mayor parte de las actividades de gestión del envejecimiento y funcionamiento a largo plazo «ya están en línea con las normas de seguridad» del OIEA, el organismo del sistema de Naciones Unidas encargado de velar por el uso pacífico y seguro de la energía nuclear.

«El personal de la planta está implementando los preparativos» para prolongar el funcionamiento de forma «segura» y «oportuna», con «profesionales abiertos y receptivos a las recomendaciones» de los inspectores internacionales, dijo Krivanek, citado en el comunicado.

«Estamos comprometidos a operar nuestras plantas con el más alto nivel de seguridad y fiabilidad hasta el último día en que se autorice su funcionamiento», afirmó por su parte José Antonio Gago, director General de ANAV.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.