La histórica decisión de Estados Unidos de liberar una parte de sus reservas estratégicas de crudo de manera coordinada con otros grandes consumidores como China, Reino Unido, India, Japón y Corea del Sur para frenar la escalada de los precios del petróleo no ha tenido la respuesta esperada en los mercados, donde el precio del barril subía casi un 2% tras el anuncio de la Casa Blanca ante el temor a la reacción que puedan adoptar los países productores.

De este modo, el precio del barril de crudo Brent, de referencia para Europa, que llegaba a cotizar este martes ligeramente por encima de los 78 dólares, alcanzaba después del anuncio de EEUU los 81,25 dólares, con una subida de 1,94% respecto del cierre del lunes.

De su lado, la cotización del crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para EEUU, alcanzaba los 77,81 dólares por barril después del anuncio de la Casa Blanca, un 1,38% más que al cierre del día anterior y más de un 3% por encima del nivel anterior a confirmarse la liberación de reservas estadounidenses.

«Una liberación coordinada de reservas de emergencia sin una interrupción geopolítica y con la intención de influir en los precios mundiales del petróleo es un muy mal precedente de política energética que probablemente resulte contraproducente», ha señalado a Financial Times el director de Rapidan Energy Group y ex asesor de George W. Bush, George McNally.

De su lado, el American Petroleum Institute ha advertido de que es probable que cualquier impacto resultante de una liberación de las reservas estratégicas de petróleo «sea de corta duración a menos que se combine con medidas que fomenten la producción de recursos energéticos estadounidenses».

En este sentido, delegados de los países productores habrían advertido de que la liberación de millones de barriles de los inventarios de sus principales clientes no está justificada por las condiciones actuales del mercado y podría llevar al grupo a reconsiderar sus planes para agregar más producción de petróleo cuando se reúnan la próxima semana.

En su reunión de principios de noviembre, los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los representantes de los productores aliados, liderados por Rusia, que juntos forman la denominada OPEP+, acordaron seguir adelante con el incremento gradual de la oferta de crudo en 400.000 barriles diarios para el mes diciembre, tal y como contemplaba la hoja de ruta pactada el pasado julio, a pesar del llamamiento del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para un mayor aumento del bombeo.

Con su decisión de este jueves, los ministros de la OPEP+ ratificaban la hoja de ruta para el reequilibrio de los mercados petroleros acordada en la cumbre mantenida el pasado mes de julio, cuando establecieron un incremento mensual de 400.000 barriles hasta eliminar el ajuste de 5,8 millones de barriles diarios implementado hace un año en respuesta a la crisis por la pandemia de coronavirus.

Por su parte, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha anunciado este martes que el Departamento de Energía liberará 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo del país con el fin de reducir los precios y abordar el desajuste entre la demanda y la oferta en un movimiento coordinado con otros grandes consumidores de crudo como China, Japón, Reino Unido, India y Corea del Sur.

En concreto, 32 millones de barriles serán puestos a disposición durante los próximos meses a través del mecanismo de intercambio, liberando así un volumen de petróleo que eventualmente regresará a la Reserva Estratégica de Petróleo en los próximos años de manera automática, mientras que otros 18 millones de barriles corresponderán a una aceleración en los próximos meses de la venta de petróleo que el Congreso había autorizado previamente.

Según ha informado la Casa Blanca, la medida se tomará en paralelo con otras naciones consumidoras de energía importantes, como China, India, Japón, Corea del Sur y el Reino Unido, culminando así semanas de consultas con países de todo el mundo, lo que se ha traducido en una caída de los precios de casi el 10% desde que comenzaron a hacerse públicos los informes al respecto en las últimas semanas.

«El presidente está dispuesto a tomar medidas adicionales, si es necesario, y está dispuesto a utilizar todos sus poderes trabajando en coordinación con el resto del mundo para mantener un suministro adecuado a medida que salimos de la pandemia», indicó la Casa Blanca, subrayando que el anuncio refleja el compromiso del presidente de hacer todo lo que esté a su alcance para reducir los costes para el pueblo estadounidense y continuar con la sólida recuperación económica.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.