El precio del CO2 ya ha superado la barrera de los 50 euros por tonelada. Esto supone que se esté pagando un precio de la electricidad bastante más caro cuando se genera con tecnologías que producen con combustibles fósiles como el carbón o los ciclos combinados.

Se trata de una de las principales causas de por qué estos días se están viendo en el mercado mayorista de electricidad ibérico precios desorbitados por encima de los 81 €/MWh.

Los especuladores campan a sus anchas y más de uno se está haciendo de oro a costa del bolsillo de los consumidores que tienen que pagar este alto coste que supone eliminar los combustibles fósiles del mix eléctrico.

Pero claro, mientras no se tenga un sistema con 100% de energías limpias (renovables y nuclear) este coste repercutirá en la factura tanto de los consumidores domésticos como de los industriales, pymes, etc.

Ante esta vertiginosa subida del precio del CO2 en los últimos dos meses, y tras superar la barrera de los 50 euros por tonelada, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha mostrado en Twitter su preocupación por estos altos precios y ha anunciado que se tomarán medidas al respecto.

Ribera ha explicado que con el actual sistema de derechos de emisiones de CO2 de la UE, «se consolida la señal de precio, el coste de emitir y, con ello, se incentiva la innovación y el uso de tecnologías bajas en emisiones».

Además, la vicepresidenta ha asegurado que «los precios altos de CO2 (y en este momento del gas) encarecen el precio de la electricidad en el mercado mayorista -mientras no podamos contar con un sistema 100% libre de emisiones-«.

Ha propuesto una serie de medidas que se pueden aplicar ya para tratar de mejorar la situación como «facilitar la contratación bilateral a largo plazo, agilizar la transformación del sistema energético, activar la compensación de CO2 a la industria y agilizar el sistema de ajuste en frontera de la UE son algunas de las medidas más importantes para reducir la factura».

En la UE se lleva tiempo debatiendo sobre la creación de un impuesto al carbono en frontera (carbon border tax) de tal manera que la competitividad de la industria europea no siga menguando frente a sus rivales de otros mercados.

Otra medida de la que se habló en la reciente cumbre del clima celebrada en EEUU y organizada por Joe Biden fue la creación de un impuesto al carbono a escala mundial. Pero estas medidas necesitan de gran consenso.

«Queda pendiente definir qué otras medidas en el funcionamiento del mercado ayudan a paliar el impacto de este coste de transición. Estamos trabajando en ello», ha afirmado la ministra Ribera en su cuenta de Twitter.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.