Los precios regulados del gas en Francia se van a disparar un 8,7 % desde el 1 de septiembre en Francia porque la recuperación económica ha generado tensión en este mercado, con un nivel de reservas extremadamente bajo en Europa y pocas llegadas de barcos de aprovisionamiento por los precios en Asia.

La Comisión de Regulación de la Energía de Francia (CRE) anunció este viernes esa subida «inédita» y, en un comunicado, hizo notar que esa misma evolución se observa en todos los países europeos y asiáticos.

El 8,7 % es una media de los incrementos que afectarán a los consumidores franceses que tienen tarifas reguladas, que representan una cuarta parte del total, ya que casi todos los demás están con «ofertas de mercado», en su mayoría con un precio fijo establecido por el operador.

El ascenso será del 2,7 % para los clientes que utilizan el gas únicamente para cocinar, del 5,5 % para los que también se sirven del agua caliente y del 9 % para los que tienen la calefacción.

La CRE hizo notar que el mercado del gas natural licuado (GNL) vive fuertes tensiones por el «alza continua» de los precios en Asia, que ha supuesto una menor llegada de barcos de aprovisionamiento a Europa: 13 en julio de este año, cuando habían sido 22 en el mismo mes de 2020.

Además, -añadió- las reservas de gas en el Viejo Continente están a su nivel «más bajo desde hace años y deben reconstituirse rápidamente para el verano».

Eso genera un clima extremadamente sensible ante los «problemas de mantenimiento» en la red de gasoductos procedentes de Rusia, que es el principal proveedor de gas para Europa.

Desde enero de 2019, la tarifa reglamentada del gas en Francia se ha encarecido un 15,8 %.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.