En cinco años, las centrales nucleares de Ascó, con dos reactores, y Vandellòs II, ambas en Tarragona, agotarán el espacio para guardar los residuos radiactivos, según la Asociación Nuclear Ascò-Vandellòs (ANAV), que las gestiona.

La licencia para operar de Ascó I expira en octubre del 2030; la de Ascó II, en octubre del 2031 y la de Vandellòs II, en julio del 2030.

Sin embargo, el almacén temporal interior (ATI) de Ascò I y II está ocupado al 75 % y, según las previsiones de ANAV, estará completo en el 2026, aunque gracias a un plan de contingencia se puede ganar un año más con dos contenedores adicionales.

Un ATI tarda cinco años en estar operativo, por lo que ANAV insta a la empresa pública Enresa (responsable de gestionar los residuos radioctivos y del desmontaje de las centrales nucleares) que acelere el nuevo protocolo de seguridad de estas instalaciones.

Si en 2027 Ascó no dispone de un segundo ATI, la central nuclear deberá dejar de operar, advierte ANAV.

Vandellòs II también precisa de un ATI, ya que estos almacenes albergarán los residuos procedentes del desmantelamiento de las centrales, al estar encallado el proyecto de un almacén temporal centralizado (ATC) para todas las nucleares españolas.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.