El año 2022 será recordado como un período de turbulencia energética en todo el mundo, pero ninguna región sufrió tanto como Europa debido a los exorbitantes precios del gas natural. Así lo confirma la décimo quinta edición del informe de la International Gas Union (IGU), llamado “Encuesta mundial sobre los precios mayoristas del gas (Global Wholesale Gas Price Survey”.

En 2021 y 2022 se produjeron aumentos sin precedentes de los precios al contado en todo el mundo, con una volatilidad de precios anormal, desde las profundidades de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 afectó a la demanda de gas. Los precios se han suavizado algo en 2023, pero siguen por encima de los niveles anteriores a la crisis y las condiciones del mercado los mantienen susceptibles de una mayor volatilidad.

Precios récord

En 2022 se alcanzaron niveles de precios récord, con los precios al por mayor en Europa por encima de los 30 dólares por millón de unidades térmicas (MMBTU) y arrastrando el precio medio mundial hasta los 9,44 dólares por MMBTU —el más alto de la historia—, frente al mínimo histórico de 3,23 dólares por MMBTU en 2020. En todas las regiones, salvo en Norteamérica y la antigua Unión Soviética, se registraron precios récord.

Al igual que en 2021, Europa estuvo dominada por los mercados de precios altos en 2022, con Corea del Sur y Taipei también con una media superior a 20 dólares por MMBTU, gracias al aumento de las importaciones de GNL al contado. Países como Japón, Turquía y España, que también dependen en gran medida de las importaciones, tuvieron precios inferiores a 20 dólares por MMBTU, con una mezcla de precios indexados al petróleo y al contado.

Mercados como Brasil, China e India importan volúmenes importantes, pero la mezcla con la producción nacional reduce el precio medio al por mayor.

Los mercados con precios inferiores a 10 dólares por MMBTU son, en su mayoría, aquellos cuyo consumo se satisface casi en su totalidad con la producción nacional, incluido el mercado de los EEUU. Por otro lado, los mercados con precios inferiores a 5 dólares por MMBTU, son aquellos que están dominados por mercados regulados, a menudo subvencionados, y que se concentran en la antigua Unión Soviética, Oriente Medio y África.

Demanda

Tras la recuperación de la demanda de gas, en 2022 se produjeron fuertes caídas en muchos mercados. En parte, esto se debió al clima más cálido, pero la fuerte subida de los precios también tuvo su efecto.

Tal y como refleja el informe, los mercados de color rojo intenso son aquellos en los que el descenso de la demanda fue superior al 10%, los de color naranja aquellos en los que el descenso naranja donde el descenso de la demanda se situó entre el 5% y el 10%, en amarillo donde el descenso de la demanda se situó entre el 0% y el 5%, en verde claro, donde el aumento de la demanda se situó entre el 0% y el 10%, y en verde oscuro, donde un aumento de la demanda superior al 10%.

Una comparación casual del mapa de precios al por mayor y el mapa de cambios en la demanda sugiere que los mercados de precios muy altos (rojo y naranja en el mapa térmico) se asociaron en general con descensos significativos de la demanda.

Guerra

El temor a un corte en el suministro ruso y el portazo de varios importadores a la producción procedente del país puso en jaque a los mercados energéticos. Los precios del gas natural en Europa se dispararon a niveles nunca antes vistos. Tanto, que en algunos casos los precios aumentaron más del 400% en comparación con los años anteriores. Esta escalada en los precios tuvo un impacto significativo en la factura de energía de los ciudadanos, así como en la competitividad de las empresas europeas.

Las naciones europeas dependientes del gas natural, como Alemania, Italia y Francia, se encontraron en una posición especialmente precaria. Muchas de estas naciones tuvieron que recurrir a medidas de emergencia, como la reducción de la producción en ciertas industrias para conservar el gas y evitar cortes de suministro.

Así, ante una situación extrema, en la Declaración de Versalles, acordada en mayo de 2022, los dirigentes de los 27 Estados miembros de la UE acordaron eliminar gradualmente la dependencia de la UE de los combustibles fósiles rusos lo antes posible. Primero, se acordó la prohibición de casi el 90 % de todas las importaciones de petróleo procedente de Rusia antes de finales de 2022, con una excepción temporal para el petróleo crudo suministrado por oleoducto y posteriormente, el 24 de noviembre de 2022, el Consejo acordó el contenido de las nuevas medidas destinadas a garantizar y compartir el suministro de gas en la UE.

The post Europa, única región del mundo que sufrió los disparados precios del gas en 2022 appeared first on El Periódico de la Energía.

Leer artículo original…