El fabricante de vehículos General Motors invertirá más de 1.000 millones de dólares (unos 830 millones de euros al cambio actual) en sus instalaciones ubicadas en la ciudad mexicana de Ramos Arizpe para inaugurar una nueva planta de pintura con tecnología innovadora, que iniciará sus operaciones el próximo mes de junio, y para adaptar las instalaciones al coche eléctrico.

Tal como ha informado la empresa, parte de esta inversión también servirá para preparar su centro de producción para una expansión de las plantas de ensamblaje y de motores, con el objetivo de convertir el complejo en el quinto de General Motors que fabricará vehículos eléctricos en Norteamérica.

Así, la firma comenzará a ensamblar modelos ‘cero emisiones’ en la factoría a partir de 2023, mientras que la inversión también servirá para la producción de componentes de dichos vehículos eléctricos.

General Motors también prevé mejorar la infraestructura general del complejo en áreas como la de materiales, comedores, servicio médico y espacios de recreo, entre otros.

«Confiamos en que se den las condiciones económicas necesarias para que las instalaciones puedan aumentar su plantilla un turno más en algunas operaciones», ha subrayado el presidente y director general de General Motors en México, Francisco Garza.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.