El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, subrayó este viernes que «hay que ponerle un muy alto precio a las emisiones de carbono» para proteger el planeta, en defensa de la recomendación hecha a España para que se aumenten los impuestos a los combustibles fósiles.

En una entrevista a Efe, explicó que «la solución más fácil», en su opinión, sería crear un impuesto que gravara las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Gurría recordó que también se han barajan como soluciones los permisos de emisión o el proyecto de la Unión Europea para poner en pie un dispositivo fiscal de ajuste en las fronteras que gravaría las mercancías importadas en función del CO2 generado en su producción.

Pero destacó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha hecho un estudio en profundidad en el que quedan claras las «ventajas y complejidades».

Sobre todo, insistió en que «la única manera para empezar con la protección del planeta, en esta responsabilidad intergeneracional, es claramente empezar por poner un precio a las emisiones de carbono».

El exministro mexicano, que el próximo martes pasará el relevo al frente de la OCDE al australiano Mathias Cormann tras quince años en el cargo, felicitó la puesta en marcha en España de un proceso de concertación para evaluar las posibles reformas de la normativa sobre el mercado laboral.

En su informe sobre España publicado este jueves, la organización considera que hay que mantener mecanismos de flexibilidad interna a las empresas para adaptarse a los efectos de la pandemia de la covid.

Preguntado sobre el debate político en torno a la necesidad de suprimir o enmendar la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy de 2012, Gurría consideró «muy interesante, muy ejemplar» el proceso de consultas con la sociedad civil.

«Creo que es lo que hay que hacer. Antes de decidir, lo que se tiene que hacer es terminar de entender cuál es la situación» y cuál será el impacto de posibles modificaciones, indicó.

Subrayó que la OCDE había propugnado desde hacía una quincena de años reformas laborales que dieran más flexibilidad, y que una vez que se aplicaron «empezaron a dar sus resultados» y hubo años que en España se generaron 600.000 y hasta 700.000 empleos.

Ahora -añadió- la situación ha cambiado y «estamos con nuevos parámetros, con nuevos retos» que requieren una nueva evaluación.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.