Hungría ha firmado hoy un acuerdo para recibir 4.500 millones de metros cúbicos de gas ruso anuales, una cantidad inferior a los 8.600 recibido en 2020, pero que supone aún casi la mitad del consumo del país centroeuropeo.

«Este contrato garantiza la seguridad de abastecimiento de gas en estos tiempo de inseguridad», anunció el ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, sobre la firma con la compañía estatal rusa Gazprom de un acuerdo por quince años, pero que tras los primeros diez se podrá renegociar la cantidad de gas que se recibe.

Según el portal económico Portfolio.hu, las compras de gas a Gazprom por parte de Hungría pasaron de 8.600 millones de metros cúbicos de gas en 2020 a 6.200 millones este años.

El ministro no especificó el precio de la adquisición, pero sí que «será más conveniente» que el que existía hasta ahora según un contrato de 1995 que expira ahora, señala la agencia MTI.

Según el nuevo acuerdo, el gas llegaría por dos vías: 3.500 millones de metros cúbicos desde Serbia y los restantes desde Austria.

Szijjártó rechazó las críticas de Ucrania, que pierde derechos económicos de tránsito al no pasar el gas por su territorio, de que el acuerdo con Gazprom está políticamente motivado y dañará las relaciones entre los dos países.

El ministro acusó a Kiev de entrometerse y dijo que la seguridad energética es una cuestión de soberanía nacional y no de asuntos políticos.

Rusia está construyendo dos gasoductos que evitan el territorio ucraniano para llevar gas a Europa, Nord Stream 2, que conecta directamente con Alemania, y TurkStream que llevará gas ruso a Turquía, pero en el futuro también a Europa Central y los Balcanes.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.