El proyecto de transformación de la térmica de La Pereda (Asturias), propiedad de Hunosa, en una central de biomasa, que prevé mantener los 73 empleos actuales y generar otros 200 en el sector de la gestión forestal, ha iniciado este lunes su tramitación administrativa con la apertura del periodo de información pública.

El proyecto tiene por objeto convertir la actual instalación que usa como combustibles carbón y estériles de escombreras «en una central de biomasa forestal autóctona y sostenible», ha informado Hunosa, que ha subrayado que se trata del «proyecto clave» para consolidar la viabilidad del grupo «en su proceso de transformación hacia un modelo de empresa centrada en las energías renovables y la restauración medioambiental».

A este respecto, Hunosa ha incidido en que se trata de un plan que garantiza la viabilidad de su principal fuente de ingresos, la producción de energía eléctrica, y «un gran paso en el papel que la compañía pretende asumir en la transición justa a una economía descarbonizada».

Las modificaciones técnicas del proyecto incluyen la adaptación de la caldera de lecho fluido circulante, que podrá funcionar con el cien por cien de biomasa forestal.

Adicionalmente, los cambios permitirían el consumo de una cantidad limitada a un máximo del 25 por ciento de combustible sólido recuperado (CSR), porcentaje que puede verse muy reducido por la legislación eléctrica, dejándolo en niveles sensiblemente más bajos.

Hunosa ha precisado que tanto la legislación medioambiental como las exigencias de la propia compañía «garantizarán que el CSR que en su caso pudiera ser utilizado se verá sometido a los controles más rigurosos».

La empresa ha añadido que, de esta manera, se trata pues de un proyecto de central de biomasa que, opcionalmente, podría utilizar CSR en un porcentaje reducido, «tal y como se recoge en el Plan Estratégico de Residuos del Principado de Asturias».

El CSR, procedente de una planta de tratamiento mecánico-biológico, se compone de una mezcla de residuos de carácter no peligroso, lo que garantiza que no se emitan sustancias peligrosas perjudiciales para la salud.

Además, para ser considerado CSR debe contar con un proceso de preparación y tratamiento previo de los residuos y cumplir con «unos exigentes criterios basados en un estándar específico».

Asimismo, Hunosa ha apuntado que las modificaciones en la central destinan «una parte muy relevante de la inversión a la reforma de los sistemas de eliminación de sustancias que pudieran ser nocivas» tanto para el medio ambiente como para las personas.

La transformación de La Pereda en una central de biomasa forestal «autóctona y sostenible» es uno de los principales proyectos recogidos en el Plan de Empresa de Hunosa 2019-2027.

Hunosa también ha puesto en valor el impacto socioeconómico del proyecto, puesto que permitirá el mantenimiento de los 73 empleos actuales y además generará nuevos puestos de trabajo «impulsando el sector de la gestión forestal».

El plan estima en 200 los nuevos puestos de trabajo que puede generar este sector con el funcionamiento de la nueva central térmica.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.