El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha pedido «abrir» y «poner el foco» en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, que se encuentra en la fase final para su aprobación, en la prohibición de las emisiones netas y no solo en las directas.

En su comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica del Senado, Imaz consideró que hay que actuar sobre las emisiones netas, ya que son «el verdadero problema». «No ver solo las emisiones en el tubo de escape, ya que si es así nos hacemos trampas en el solitario», dijo.

A este respecto, afirmó que la apuesta del proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica por basarse en la prohibición de las emisiones directas es un concepto «sesgado», con el que se estarán metiendo «emisiones debajo de la alfombra», dando «una gran ventaja» a otras industrias, como la china, a costa de «nuestras subvenciones».

Asimismo, Imaz llamó a «no confundir» descarbonización con electrificación, ya que «no son sinónimos», puesto que muchos sectores no son electrificables.

Por ello, advirtió de la necesidad de contar con todas las tecnologías, que «no son antagónicas, sino complementarias», para abordar el objetivo de reducir el mayor número de toneladas de CO2 «al menor coste posible».

Imaz también defendió la necesidad de desarrollar los biocombustibles y la apuesta por la economía circular de residuos sólidos que «activen la economía de la España vaciada». «Para ello necesitamos que tomemos el concepto de las emisiones netas en todo su conjunto y no solo tomando las emisiones directas», insistió.

Así, el ejecutivo de Repsol, que subrayó que el petróleo y el gas «van a seguir siendo parte» de la cesta energética en las próximas décadas, señaló que hacer la transición energética debe «conllevar hacer una transición justa», ya que hacerla a cualquier coste «es fácil».

NO METER «UN REJONAZO A LA COMPETITIVIDAD DE LA INDUSTRIA».

Por ello, indicó que no se puede «meter ahora un rejonazo a la competitividad de la industria» española vía el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) propuesto por el Gobierno.

De esta manera, estimó que hay que «resolver las ineficiencias del sistema eléctrico actual, pero sin perjudicar a la industria», ya que este fondo «no es para pagar las renovables ni la descarbonización, es para pagar las energías no competitivas que se llevaron a cabo hace décadas».

«Es para pagar la fiesta de las eléctricas y de los fondos de inversión y supone traspasar los costes no competitivos ineficientes de un sector que nos tiene cautivos a todos los consumidores y pasarlo a los consumidores individuales e industriales, que son los que tienen que competir internacionalmente», dijo.

A este respecto, consideró que desde un punto de vista macroeconómico «es un disparate, y desde la competitividad de la economía española y del consumidor es una auténtica afrenta».

UN MARCO REGULATORIO ELÉCTRICO PARA LA DESCARBONIZACIÓN.

Así, pidió «un marco regulatorio» eléctrico para la descarbonización, ya que se trata de un sector que «tiene mucho margen para ser más eficiente» por medio de las hidroeléctricas amortizadas «hace décadas» y unos costes de peaje y distribución que «también tienen margen para la eficiencia y la reducción».

En este sentido, subrayó que España, «si hace los deberes» tiene la oportunidad de ser líder europeo en hidrógeno, aunque para ello es importante bajar estos costes eléctricos.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.