El Gobierno irlandés confirmó este miércoles que pagará este invierno 100 euros a cada hogar para hacer frente al encarecimiento de la electricidad en el país, una medida que costará unos 210 millones de euros a las arcas públicas.

El Ejecutivo de Dublín, de coalición entre centristas, democristianos y verdes, dio hoy luz verde a la nueva legislación, que deberá recibir la aprobación del Dáil (cámara baja) en una votación prevista para después de Navidades.

De acuerdo con este plan, las compañías suministradoras de electricidad descontarán -posiblemente en marzo- 100 euros de la factura de unos 2,1 millones de hogares, que se beneficiarán de este bono sean cuales sean sus ingresos.

El precio de la electricidad, el gas y otros combustibles han aumentado en Irlanda casi el 29 % hasta diciembre, lo que ha contribuido a elevar la inflación hasta el nivel más alto en 20 años, el 5,3 %.

El ministro de Medioambiente, Clima y Comunicaciones, Eamon Ryan, ha asegurado que el Gobierno es «muy consciente» de que el encarecimiento de la energía «a nivel internacional» está teniendo «un fuerte impacto en la facturas».

El dirigente verde indicó que el objetivo «a largo plazo» es reducir la dependencia del país de «los combustibles fósiles» y «reforzar nuestras propias fuentes de suministro de renovables».

«Estamos trabajando para lograr que el 80 % de nuestra electricidad proceda de renovables para 2030», agregó Ryan.

El principal partido de la oposición, el nacionalista Sinn Féin, considera que la concesión de 100 euros es «modesta, pero bienvenida», pues será «un pequeño alivio» para los hogares con menos ingresos.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.