El Gobierno italiano quiere aumentar la producción nacional de gas para rebajar los elevados costes de las facturas energéticas en el mercado mayorista, mientras sigue analizando, y aún no ha encontrado consenso, sobre si gravar los beneficios extra de las eléctricas, como ha hecho España.

Fuentes conocedoras de las conversaciones en curso explicaron a Efe que el Gobierno de Mario Draghi analiza diferentes medidas con la intención de aprobar un paquete antes de final de mes, que ponga freno a los elevados precios del recibo de la luz y del gas, que afectan a varios países europeos.

El ministro de Transición Ecológica, Roberto Cingolani, presentó a Draghi a principios de enero diez propuestas y, de momento, las posibles soluciones para atajar la situación están en estudio.

En este sentido, el Ejecutivo se inclina por incrementar la producción de gas a nivel nacional, mientras que sigue dialogando sobre si reducir los beneficios que obtienen las centrales eléctricas que no emiten carbono por cobrar en el mercado marginalista el mismo precio que las que sí emiten, como ha hecho el Gobierno de Pedro Sánchez.

Esta propuesta ha sido lanzada esta semana por el ministro de Desarrollo Económico y miembro de la ultraderechista Liga, Giancarlo Giorgetti, y ha encontrado respaldo en partidos como el conservador Forza Italia o el Movimiento 5 Estrellas.

Sin embargo, las fuentes concedieron que es probable que la coalición gubernamental requiera de más tiempo para llegar a un acuerdo sobre si actuar en los beneficios extra de estas compañías.

El Ejecutivo de Mario Draghi ha intervenido entre julio del 2021 hasta marzo de este año con más de 8.000 millones de euros (sumando los distintos paquetes aprobados) para frenar las subidas y congelar temporalmente los cargos fijos del sistema en electricidad y gas, además de dar subvenciones a las familias vulnerables.

La patronal italiana, Confindustria, advirtió el jueves de que «el choque energético es un problema para todas las cadenas de suministro» y existe el riesgo de que las empresas «frenen su producción o la trasladen a otros lugares»; mientras que la asociación de consumidores Codacons calculó que el coste energético para las empresas será de 37.000 millones en 2022, cuatro veces más que antes de la pandemia.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.