JPMorgan Chase ha anunciado los pasos integrales que está tomando en sus esfuerzos para alinear sus actividades financieras con los objetivos climáticos del Acuerdo de París. Como parte de su compromiso de financiamiento alineado con París anunciado el otoño pasado, la firma ha publicado objetivos de intensidad de carbono para 2030 para los sectores de petróleo y gas, energía eléctrica y fabricación de automóviles. JPMorgan Chase también lanzó su nueva metodología Carbon Compass que describe cómo la empresa estableció sus objetivos y cómo monitoreará el progreso a lo largo del tiempo.

“Debe haber ambición colectiva y cooperación por parte de las empresas y el gobierno para abordar el cambio climático”, dijo Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase . “Establecer nuestros objetivos alineados con París es un paso importante hacia la aceleración de la transición a una economía baja en carbono y el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. JPMorgan Chase se compromete a hacer su parte trabajando con clientes de todo el mundo para reducir las emisiones y asegurando que nuestras propias operaciones sigan siendo neutrales en carbono”, afirmó el presidente del mayor banco financiador de combustibles del mundo.

Según el estudio Banking on Climate Chaos 2021, JP Morgan Chase financió con hasta 316.735 millones de dólares distintas actividades con combustibles fósiles, siendo con diferencia el que más lo hace.

Pero ahora quiere cambiar. JPMorgan Chase ha creado Carbon Compass, una metodología que guía su enfoque para el establecimiento de objetivos alineados con París, midiendo la intensidad de carbono de los clientes, evaluando el progreso continuo e integrando consideraciones de rendimiento de carbono en la toma de decisiones comerciales. Los objetivos se basan en escenarios creíbles de energía y emisiones de terceros, incluido el Escenario de desarrollo sostenible de la Agencia Internacional de Energía.

Para desafiar y mejorar los esfuerzos de la empresa en la creación de Carbon Compass , JPMorgan Chase contó con el apoyo de ERM, una consultora de sostenibilidad global con una profunda experiencia sectorial, técnica y comercial en la transición económica de bajas emisiones de carbono.

Los aspectos clave del enfoque de JPMorgan Chase y los objetivos de su cartera, establecidos frente a una línea de base de 2019, incluyen:

  • Fabricación de automóviles:
    • Objetivo para 2030: reducción del 41% en la intensidad de carbono de la fabricación de vehículos nuevos y las emisiones de escape de dichos vehículos.
      • Abarca a los fabricantes mundiales de vehículos ligeros, como los automóviles de pasajeros y las camionetas estadounidenses. La firma trabajará con los clientes para ayudar a acelerar la transición a los vehículos eléctricos y, con el tiempo, cuantificar y abordar las emisiones de la cadena de suministro automotriz.
  • Energía eléctrica:
    • Meta 2030: reducción del 69% en la intensidad de carbono de la generación de energía eléctrica, que representa la gran mayoría del impacto climático del sector.
      • Cubre empresas dedicadas a la generación de energía. La empresa trabajará para acelerar el cambio del sector energético hacia fuentes de bajo o cero carbono, como la solar y la eólica, para ayudar a reducir las emisiones de las redes eléctricas a nivel mundial.
  • Oil&Gas:
    • Meta 2030: reducción del 35% en la intensidad del carbono operativo, así como una reducción del 15% en la intensidad del carbono del uso final, lo que refleja una disminución en las emisiones de la combustión de petróleo y gas natural aguas abajo y un aumento en la generación de energía renovable.
      • Cubre productores de petróleo y gas natural, así como refinerías y empresas integradas. La firma tiene la intención de trabajar con los clientes para abordar las fugas de metano y la actividad de quema, además de alentar cambios a la electricidad renovable para reducir las emisiones operativas. JPMorgan Chase también trabajará con los clientes para abordar las emisiones de uso final, incluso cambiando a combustibles con menos carbono y explorando otras estrategias de diversificación comercial.

Como se puede ver el mayor esfuerzo lo hará en el sector eléctrico, que es donde más fácil es reducir la huella de carbono, mientras que los sectores más contaminantes como el transporte o el petróleo y el gas el esfuerzo será menor, por tanto, deja un sabor agridulce.

“JPMorgan Chase está liderando el camino para la industria bancaria al desarrollar y compartir de manera transparente una metodología práctica que aborda desafíos clave, como la urgencia de reducir las emisiones de metano en el sector del petróleo y el gas, y la prominencia de los camiones ligeros en los flota comercial de Estados Unidos ”, dijo Keryn James, director ejecutivo de ERM . “Han aprovechado la enorme oportunidad que tiene la industria bancaria de financiar la transición a una economía baja en carbono y han brindado claridad a sus clientes corporativos sobre trayectorias de descarbonización creíbles”.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.