La Central Nuclear de Almaraz (CNA), en la provincia de Cáceres, ha iniciado a las 20:00 horas de este sábado, 13 de marzo, la vigésimo sexta parada de recarga de combustible y trabajos de mantenimiento general de la Unidad II, en la que participan más de 1.100 trabajadores adicionales a la plantilla.

Según ha informado la CNA en una nota, para este periodo se han reforzado las medidas de protección y prevención con el objetivo de garantizar la seguridad de los profesionales y de la planta frente a la COVID-19.

La recarga tendrá una duración de 37,5 días y para realizar las actividades programadas se han incorporado más de 1.100 trabajadores adicionales a la plantilla habitual de unas 70 empresas colaboradoras especializadas, en su mayoría procedentes del entorno de la central.

El programa de esta 26ª recarga contempla la ejecución de más de 13.500 actividades de mantenimiento, entre las que destacan la renovación de los elementos combustibles, la inspección por ultrasonidos de la brida y penetraciones del fondo de la vasija y la inspección por corrientes inducidas de los tubos de los generadores de vapor.

También se llevará a cabo la implantación de sellos pasivos en las bombas principales de refrigeración, la sustitución de las válvulas de seguridad del presionador, la revisión de las válvulas de parada y control de la turbina de alta presión y de las válvulas interceptoras y de regulación de la turbina de baja presión.

Además, se realizarán las pruebas requeridas por las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento y la revisión de instalaciones, equipos y componentes necesarios para asegurar el correcto funcionamiento de la planta durante los próximos 18 meses del siguiente ciclo de operación.

De igual forma, está prevista la implantación de 23 modificaciones de diseño, entre ellas las ligadas a requisitos y compromisos con el Consejo de Seguridad Nuclear.

En cuanto a las medidas de prevención para proteger a las personas frente al riesgo de contagio de la COVID-19, entre otras acciones orientadas a la protección de la salud, se distribuirán los trabajos en turnos para reducir el número de personas con presencia simultánea en planta, se limitarán los aforos en zonas compartidas y se procederá a la bunquerización de la sala de control.

Además, se establecerán controles de acceso a la instalación -control de temperatura y pruebas rápidas de diagnóstico al personal según criterio médico- y se aplicarán diferentes medidas de higienización y desinfección de zonas comunes.

Por su parte, los trabajadores dispondrán de los equipos de protección necesarios para la realización de sus tareas de forma segura.

De igual forma, durante el desarrollo de los trabajos de recarga se realizará un análisis continuo de la evolución de la situación y de las acciones de seguridad y preventivas implantadas, por si fuera necesaria su actualización.

Este paquete de acciones se suma a las ya adoptadas por Centrales Nucleares Almaraz- Trillo (CNAT) con motivo de la COVID-19, adicionales las establecidas por las autoridades sanitarias y las administraciones públicas y en línea con las implantadas por otras centrales nucleares europeas.

«Todo ello con el fin de proteger la salud de las personas que trabajan en sus instalaciones y la de sus entornos familiares, minimizando posibles contagios y garantizando en todo momento la operación segura y fiable de las centrales», ha señalado el titular de la instalación.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.