La crisis provocada por la pandemia ha dado un impulso a las llamadas finanzas sostenibles, es decir, a aquellas que no solo tienen en cuenta aspectos estrictamente financieros, sino criterios ambientales, sociales y de gobernanza, según un informe de la Fundación Naturgy elaborado por Deloitte.

El informe, titulado «El papel de las finanzas sostenibles en el sector de la energía» y presentado este miércoles, sostiene que la crisis sanitaria «ha puesto de manifiesto la necesidad de integrar la sostenibilidad en los planes estratégicos de las compañías».

Las inversiones sostenibles (tanto fondos como índices financieros) han tenido un rendimiento mayor, superando ligeramente al resto de inversiones durante la crisis, apunta el estudio, que se nutre a su vez de datos de otros informes internacionales sobre la materia.

En el caso de España, la financiación sostenible alcanzó los 33.026 millones de euros en 2020, un 45 % más que en 2019, resalta el informe, citando datos procedentes del Observatorio español de la financiación sostenible.

En cuanto a la financiación sostenible emitida a nivel mundial en 2020, ascendió a 732.100 millones de dólares, lo que supone un aumento del 29 % con respecto a los 565.500 millones de dólares de 2019.

El informe remarca que las empresas energéticas son «agentes imprescindibles» en la transición sostenible, tanto desde su propio negocio como apoyando a otros para impulsar un impacto económico, ambiental y social positivo.

La presentación del informe ha reunido en una mesa redonda a directivos de varias compañías, que han coincidido en que la pandemia ha intensificado la preocupación por la sostenibilidad y en la importancia de los fondos europeos para impulsarla.

La directora global de banca responsable del Banco Santander, Lara de Mesa, ha asegurado que los inversores esperan cada vez más que las empresas tengan una estrategia de sostenibilidad en la toma de decisiones sobre su negocio, mientras que Blanca Navarro, directora de estrategia y evaluación del ICO, ha destacado que el regulador tiene capacidad de potenciar aún más la apuesta por la sostenibilidad financiera de los inversores.

La directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy, Nuria Rodríguez, han subrayado que tanto inversores como reguladores están de acuerdo en que se debe impulsar la sostenibilidad, y ha opinado que tras la pandemia «ya no se concibe ningún tipo de negocio sin conjugar el negocio con el impacto ambiental y social y la gobernanza de las empresas».

En esta línea, el director de finanzas sostenibles de CaixaBank, Pablo Pérez-Montero, ha resaltado que la covid ha sido un «acelerador» de las finanzas sostenibles, y ha comentado que la entidad movilizó unos 15.000 millones en financiación sostenible en 2020.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.