El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha pospuesto hasta el próximo 7 de mayo las declaraciones como investigados del presidente de Repsol, Antonio Brufau, y del expresidente de CaixaBank Isidro Fainé, en la causa por el supuesto espionaje al expresidente de Sacyr, Luis del Rivero.

El magistrado también ha aplazado una semana el interrogatorio al secretario del consejo de administración de Repsol, Luis Suárez de Lezo; al ex director corporativo de servicios patrimoniales de la petrolera, Juan de Amunátegui; al ex director corporativo de gestión patrimonial, Joaquín Uris, y al ex director general de medios de CaixaBank, Antonio Massanell.

Según ha avanzado este viernes Expansión y han confirmado a Efe fuentes jurídicas, los cuatro comparecerán ahora entre los próximos días 5 y 6 de mayo.

Esta pieza del caso sobre los negocios del excomisario de policía José Villarejo se centra en el denominado «proyecto Wine«, desarrollado entre 2011 y 2012, e investiga si Repsol y CaixaBank acudieron al policía para desarticular «una estrategia de sindicación» de Del Rivero «para asociarse con Petróleos Mexicanos (Pemex)» y conseguir «casi un tercio» de las acciones de la petrolera.

El pasado 15 de abril, el magistrado accedió a la petición de la Fiscalía Anticorrupción y acordó imputar a la entonces cúpula de ambas empresas al entender que «probablemente» en alguna de las conversaciones que Brufau mantuvo Fainé «acordaron compartir dicha información, dada la confluencia de intereses».

Respecto a la participación del resto de investigados, el auto sostiene que el que fuera director de seguridad de Repsol Rafael Araujo comunicó a Suárez de Lezo que tenía el contacto de Villarejo, y le propuso la contratación de los servicios de la empresa de éste, Cenyt.

Del mismo modo, continúa el escrito, Araujo -según sus propias manifestaciones- «siempre» reportó al entonces secretario general de la multinacional española acerca de la información obtenida, «haciéndole entrega de los informes que recibía de Villarejo».

También habría informado a Joaquín Uris, al frente de la dirección corporativa de gestión patrimonial de Repsol, al igual que Juan de Amunátegui, que recibió los informes de Cenyt y validó una de las facturas -en mayo de 2012- por importe de 45.000 euros.

Antonio Massanell, por su parte, era el superior inmediato del ex director de seguridad de CaixaBank Miguel Ángel Fernández Rancaño, ya investigado.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.