La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) ha sumado a lo largo del mes de agosto los últimos modelos de autobuses propulsados por gas natural comprimido (GNC) que circularán por la capital, puesto que, a partir de ahora, Madrid solo adquirirá vehículos eléctricos y de hidrógeno verde.

El delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Borja Carabante, ha subrayado este lunes que el objetivo del Gobierno municipal es que el 25% de la flota de la EMT sea eléctrica en 2025, y que sea completamente cero emisiones en 2030.

Los vehículos recién llegados a la EMT, que Carabante ha chequeado en una visita al Centro de Operaciones de Fuencarral de la empresa municipal, forman parte de la mayor licitación de autobuses de GNC llevada a cabo hasta ahora por la empresa municipal, que ha incorporado 520 vehículos de este tipo entre los años 2021, 2022 y 2023.

Las próximas adjudicaciones se centrarán, exclusivamente, en autobuses 100% eléctricos, además de los modelos propulsados por hidrógeno verde, tal y como contempla la Estrategia Madrid 360 del Ayuntamiento de Madrid.

Desde que en 1994 se adquirieran los primeros autobuses propulsados por GNC hasta el día de hoy, la flota de buses urbanos de la capital ha experimentado, en palabras de Carabante, “una evolución hacia la sostenibilidad y el respeto medioambiental”, en un compromiso del Consistorio por “hacer de la movilidad verde” y su consecuente mejora en la “calidad de vida y del aire en la ciudad”, un “pilar del Madrid presente y futuro”.

Los autobuses de GNC

Los 20 vehículos GNC que han recalado en las últimas semanas en Madrid son del fabricante Solaris, un moderno estándar dotado de una potencia máxima de 320 caballos de vapor (CV) y 2.000 revoluciones por minuto (rpm).

Este autobús va equipado con dos baterías de 24 voltios (V) y un total de 5 botellas de gas con una capacidad de 315 litros cada una.

En su espacio interior, el vehículo dispone de dos pantallas ultrapanorámicas de 29 pulgadas y de una plataforma doble.

Su aforo es de 27 viajeros sentados y 73 de pie, además de habilitar cuatro plazas de asientos de tipo ´jumbo´.

El ciclo vital de estos autobuses de gas natural, por las características y exigencias de una ciudad como Madrid, ronda los 10 años operativos.

El hidrógeno verde llegará en 2024

Además de poner el acento en el uso de la energía eléctrica para la flota, la empresa municipal está actualmente inmersa en un gran proyecto para adquirir modelos movidos por hidrógeno verde que cubran, en sus propias instalaciones, la totalidad del ciclo de producción y almacenamiento de este combustible.

Los primeros diez autobuses de hidrógeno verde llegarán a Madrid este año.

Asimismo, un lote de 150 autobuses totalmente eléctricos está incorporándose gradualmente a la flota municipal a lo largo de 2023.

En esta misma línea, la EMT ha adjudicado recientemente un concurso para comprar 100 autobuses eléctricos, 80 estándar y 20 minibuses de 8 metros de longitud, con vistas a incorporarlos al servicio en 2024.

Para el año 2025 se prevé la llegada de otros 100 autobuses eléctricos a la flota municipal.

También ha destacado Carabante lo “joven” que es la flota de la EMT, que se compone de 2.038 autobuses, de los cuales 1.811 son autobuses propulsados por GNC (un 88,9%), 5 son híbridos GNC enchufables (0,24%) y 222 son vehículos 100 % eléctricos (10,9%).

Y es que, ha explicado el delegado, la flota de la EMT tiene una antigüedad media de 4,55 años, lo que la convierte en la más joven de España y en la segunda de Europa, por detrás de Berlín. 

The post La EMT adquiere sus últimos autobuses propulsados por GNC appeared first on El Periódico de la Energía.

Leer artículo original…