El pleno del Parlamento europeo ha fijado este miércoles sus líneas rojas en la negociación con los Veintisiete de los nuevos criterios que definirán qué proyectos energéticos podrán recibir fondos europeos, una revisión con la que los eurodiputados quieren que se deje de dar apoyo comunitario a las iniciativas basadas en el gas natural.

En la posición adoptada en Estrasburgo (Francia), la Eurocámara aboga por dar prioridad, por ejemplo, a infraestructuras de hidrógeno y la captura y almacenaje de carbono como parte del objetivo de apoyar proyectos transfronterizos sostenibles.

 

La Eurocámara reclama compras conjuntas de gas para responder a la escala del precio de la luz

 

Los proyectos energéticos de interés común abarcan desde líneas de transporte de alta tensión, gasoductos, instalaciones para el almacenamiento de energía hasta redes energéticas inteligentes y gracias a esta clasificación disfrutan de una tramitación acelerada de los procedimientos y del acceso a fondos europeos.

Con esta decisión, los negociadores de la Eurocámara y del Consejo podrán iniciar próximamente las negociaciones, dado que los Veintisiete ya acordaron sus condiciones de negociación el pasado junio.

 

Sánchez pide «medidas extraordinarias» a Bruselas para atajar el alza de los precios de la energía

 

Entonces, los ministros de Energía de la UE fijaron su posición sobre la revisión de las reglas para redes transeuropeas de energía (TEN-E, por sus siglas en inglés), que establece los criterios que se seguirán para invertir en infraestructuras energéticas transfronterizas, aunque la decisión salió adelante con el voto en contra de España, Alemania, Austria y Luxemburgo porque el mandato común aboga, precisamente, por seguir financiando proyectos de gas hasta 2030.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.