Los actores implicados en la industria del hidrógeno han resaltado este miércoles el potencial que ofrece el hidrogeno renovable en España, aunque han admitido que para que el país sea uno de los principales exportadores de Europa dicha fuente de energía necesita ser competitiva.

Así se ha puesto de manifiesto en una jornada organizada por la Fundación Naturgy que ha reunido al presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), Javier Brey, y al presidente de Mibgas, Raúl Yunta.

Brey ha dado por supuesto que una parte del aluvión de proyectos presentados para desarrollar esta industria en España no serán viables y que habrá por ello una «selección natural», pero ha resaltado que España «está llamada a ser uno de los principales productores de hidrógeno verde de Europa», porque tiene capacidad de producir esta energía a precios más baratos que el norte de Europa.

En esta línea, ha explicado que a pesar de que ya ha habido dos oleadas que se interesaron por el potencial de esta energía -una en los años setenta del siglo XX y una segunda a principios del XXI-, esta vez «ha llegado aquí para quedarse», ha concluido, puesto que el interés por potenciar esta fuente de energía verde es global.

«El hidrógeno renovable se ve como una solución global a la descarbonización«, ha añadido Brey, que ha asegurado que el descenso de precios provocado por el crecimiento de las energías renovables y la madurez de la tecnología impulsan el desarrollo del hidrógeno.

«Ya tenemos industrialmente desarrollados los componentes necesarios para armar la economía del hidrógeno en España», ha subrayado Brey.

Con todo, la sesión ha constatado que esta fuente de energía todavía no es competitiva en precios y que debe desplegarse también toda una infraestructura para que pueda ser una realidad en un futuro.

Asimismo, el presidente del Mibgas, es decir, del ente responsable de la gestión del Mercado Organizado de Gas, ha admitido que el hidrógeno «tendrá que ser un portador de energía si queremos que la descarbonización sea un éxito», pero ha subrayado que para ello debe ser «competitivo».

El hidrógeno verde se obtiene a través de la electrólisis, un método que usa la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua, por lo que, si dicha electricidad se obtiene de fuentes renovables, se produce energía sin emitir CO2.

En este sentido, Yunta ha subrayado que la generación de hidrógeno verde requiere de electricidad «muy barata», como aprovechar los excedentes de energía generados por las renovables.

«Vamos por el buen camino, pero tenemos que lograr que sea competitivo», ha dicho Yunta, que ha asegurado que el hidrógeno renovable puede costar ahora mismo 130 euros por MW/h, frente a los 33 euros del gas.

Yunta ha señalado que una alternativa para empezar a introducir el hidrógeno podría ser aprovechar las redes de gas mediante la técnica del llamado blending, es decir, la mezcla de hidrógeno ‘limpio’ con gas natural.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.