La industria electrointensiva agrupada en la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) trabaja para celebrar su primera subasta de renovables destinada exclusivamente para empresas del sector a principios de 2022, tal y como ha contado en exclusiva El Periódico de España.

Así también lo ha confirmado a Efe el director general de AEGE, Fernando Soto, que cree que aún quedan unos meses para perfilar todos los detalles, pero desde la asociación ya se han puesto en contacto con diferentes actores del mercado para conseguir su colaboración.

 

Las electrointensivas pagarán este año por luz 1.500 millones más que sus competidoras europeas

Entre ellos se encuentras varias asociaciones sectoriales de las renovables, como la Asociación Empresarial Eólica (AEE), la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) y APPA Renovables.

Soto ha explicado que la industria electrointensiva lleva trabajando en estas subastas exclusivas desde septiembre de 2019, al no poder participar directamente como comprador en las últimas subastas del Gobierno, pero la irrupción de la pandemia aplazó su puesta en marcha.

Ahora, la industria electrointensiva espera poder llevar a cabo la primera subasta a principios de 2022, con un formato «muy similar» a las del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y con un único producto a subastar: energía tanto solar fotovoltaica como eólica.

Sobre la cantidad de energía a contratar, Soto recuerda que el estatuto del consumidor electrointensivo exige un mínimo del 10 % de su consumo anual de electricidad.

El encargado de llevar a cabo la subasta sería el Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE), que está habilitado legalmente por el Gobierno para celebrarlas.

El objetivo de las subastas no es otro que firmar contratos de energía a medio o largo plazo ligado a los costes de generación medios, fijando contratos a un precio competitivo y contando con el aval del Estado.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, aseguró ayer que el Gobierno trabajaba con la industria electrointensiva para avanzar en los avales públicos que permitan firmar contratos de colaboración público-privado para blindar los precios.

Soto recuerda que el sector necesita ser competitivo, y asegura que para el año 2022 solo tienen firmada el 9,5 % de la electricidad a través de contratos fijos, por lo que las subastas servirán para subir ese porcentaje «poco a poco» en función de las necesidades de cada empresa.

LAS ELÉCTRICAS NO HAN REVISADO CONTRATOS

Sobre la intención de las eléctricas de revisar los contratos de suministro a largo plazo firmados con sus grandes clientes afectados por las medidas aprobadas por el Gobierno para rebajar la factura de la luz, Soto asegura que se ha quedado en una «advertencia».

Desde AEGE explican que alguna eléctrica ha llegado a enviar cartas, pero no han dado «ningún paso más», por lo que creen que es un tema que se tiene que olvidar.

Además, la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, ha asegurado hoy en el Congreso de los Diputados que no se aplicaría la minoración de beneficios a aquellas eléctricas que se comprometan a garantizar precios estables que no internalicen la evolución del precio del gas.

Ribera cree que así se impulsará una cobertura de precios «razonable» para la industria, y ha anunciado que durante las próximas semanas se introducirán nuevas medidas «para cubrir contratos bilaterales y precios razonables para los consumidores industriales».

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.