La mayoría de los alemanes está de acuerdo con el “objetivo central” de la controvertida ley de energía para la construcción del gobierno, que consiste en sustituir los antiguos sistemas de calefacción fósiles por alternativas sostenibles, según ha revelado la certificadora TÜV en una encuesta.

Casi el 60% de los encuestados dijo aprobar la idea de obligar a sustituir los antiguos sistemas de calefacción de gas y petróleo por sistemas sostenibles como bombas de calor, biogás o hidrógeno, mientras que el 29% la rechazó. “Una mayoría apoya la línea general de actuación de la ley energética de la construcción”, dijo el director ejecutivo de TÜV, Joachim Bühler.

La ley fue aprobada por el Parlamento el 8 de septiembre tras meses de intensos debates y disputas sobre el impacto social de obligar a instalar sistemas de calefacción sostenibles, a menudo costosos, que se consideran un requisito previo para lograr una reducción significativa de las emisiones en el sector de la edificación.

Según la encuesta realizada entre 1.000 adultos, dos tercios de los propietarios estaban a favor de un cambio obligatorio una vez que los sistemas de calefacción fósiles dejaran de funcionar. En el caso de los inquilinos, el porcentaje era sólo del 53%, según la encuesta encargada por la TÜV. “Merece la pena que los propietarios estudien a fondo la nueva normativa, ya que hay muchas formas de recibir ayudas o exenciones”, declaró el certificador técnico.

Sin embargo, el 60% de los encuestados rechazó al mismo tiempo una prohibición total de los sistemas de calefacción fósiles, que podría obligar a cambiar también las calefacciones que aún funcionaran. “La mayoría está dispuesta a seguir adelante con la acción por el clima. Las prohibiciones simples y la coacción, en cambio, se perciben como condescendientes”, dijo Bühler.

Otra encuesta encargada por la energética E.ON había revelado que uno de cada tres propietarios de viviendas en Alemania está dispuesto a cambiar a una bomba de calor cuando cambie su sistema de calefacción, siempre que haya ayudas estatales fácilmente accesibles y los costes de la tecnología sigan bajando.

El cambio masivo a las bombas de calor en Alemania podría ahorrar hasta 30 millones de toneladas de CO2 al año, según E.ON. Sin embargo, casi el 60% de los encuestados opinan que las ayudas a las bombas de calor deberían ascender al 70% de los costes de compra.

The post La mayoría de los alemanes apoya el cambio de la calefacción fósil por la sostenible appeared first on El Periódico de la Energía.

Leer artículo original…