Rosneft, la mayor petrolera rusa, obtuvo un beneficio neto atribuido de 696.000 millones de rublos (9.400 millones de dólares o 8.198 millones de euros) entre enero y septiembre frente a las pérdidas de 177.000 millones de rublos (2.100 millones de dólares o 1.831 millones de euros) en el mismo periodo del año anterior.

Los ingresos de Rosneft ascendieron a 6,2 billones de rublos (85.900 millones de dólares o 74.918 millones de euros) hasta septiembre, un 46,9 % más.

El beneficio bruto de explotación o ebitda sumó 1,6 billones de rublos (22.400 millones de dólares o 19.536 millones de euros), lo que representa un incremento del 95,7 % con respecto a los nueve primeros meses de 2020.

Entre enero y septiembre Rosneft aumentó en 2,5 veces el flujo de caja libre, a 880.000 millones de rublos (12.000 millones de dólares o 10.466 millones de euros).

Además redujo la deuda neta en 8.400 millones de dólares (7.326 millones de euros) en ese periodo.

El presidente de Rosneft, Ígor Sechin, señaló que, «a pesar de la incertidumbre en la economía mundial debido a la difícil situación epidemiológica, observamos un rápido crecimiento de la demanda de recursos energéticos tradicionales».

«A medida que se revelen aún más las discrepancias estructurales entre la oferta y la demanda en los mercados energéticos mundiales, es posible que seamos testigos de un nuevo superciclo en los mercados del petróleo y el gas», añadió.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.