La empresa energética polaca de titularidad estatal Orlen solicitó este lunes a la Oficina de Competencia y Protección al Consumidor (UOKiK) permiso para hacerse con PGNiG, la mayor distribuidora de gas y con actividad en la explotación de crudo y refino.

El gigante Orlen, que es la mayor empresa controlada por el Estado polaco, pretende completar la operación que le dará control sobre PGNiG, también de titularidad estatal, antes de fin de año y consumar así la creación de uno de los mayores grupos empresariales del sector energético en Europa.

Daniel Obajtek, presidente de Orlen, ha dicho que el movimiento es parte del «plan para construir una empresa multienergética que podrá competir de manera mucho más efectiva en el mercado global» y que, junto a la reciente compra de Lotos, otra compañía polaca productora de crudo, dará lugar a «un poderoso impulso para la transformación y el desarrollo de la economía polaca».

Además, Orlen adquirió recientemente por más de 25 millones de euros el grupo de comunicación Polska Press, pero la compra fue suspendida el pasado 13 de abril a petición del Defensor del Pueblo, a pesar de la autorización del UOKiK, organismo al que se ha pedido la autorización para comprar PGNiG.

Anteriormente, la empresa dirigida por Obajtek había pedido consentimiento para esta operación a la Comisión Europea, pero ha decidido trasladar su solicitud a un organismo polaco para asegurarse el visto bueno.

Según un comunicado público de Orlen, el objetivo tras la compra de PGNiG es segmentar la actividad del grupo, aprovechando la posición dominante de PGNiG como principal suministrador de gas doméstico en Polonia y su liderazgo como primera empresa polaca en exploración y explotación de recursos petrolíferos.

Además pretende con la adquisición complementar la red de 2.700 estaciones de servicio Orlen, la mayor de Europa central y del Este.

El 14 de julio de 2020, Orlen y el Tesoro del Estado firmaron una carta de intención para iniciar el proceso de compra y poco después, esta empresa y PGNiG suscribieron un acuerdo de cooperación y confidencialidad.

En los próximos meses, Orlen debería presentar a la Comisión Europea un cronograma de toma de control de Lotos en el que se aporte la presencia de un socio, para evitar acusaciones de monopolio.

Obajtek ha declarado al respecto que están en curso conversaciones con varios inversores, y aunque aún es pronto para dar detalles al aspecto, ha enfatizado que «no habrá presencia de empresas rusas entre los socios potenciales, ni directa ni indirectamente».

Tanto Orlen como PGNiG cotizan en la Bolsa de Varsovia y cuentan con un capital de 71.000 y 11.300 millones de euros respectivamente.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.