La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, ha dicho que hay que cambiar los «hábitos de consumo» y ha asegurado que la selección de franjas horarias para las nuevas tarifas de la luz «no se ha hecho de forma arbitraria».

Fernández, que ha participado en Santander en el curso de la UIMP «Perspectivas de la economía española y europea ante la nueva realidad», que organiza la APIE, ha explicado que para la selección de las franjas horarias en que el precio puede ser mayor o menor se han utilizado datos de consumo reales.

Ha señalado que el objetivo de las tarifas es acomodar los hábitos de consumo para dotar a las redes de mayor capacidad para recibir la mayor electrificación que va a haber y evitar hacer muchas más inversiones en redes que se repercutirían en la factura y, además no de forma variable como el consumo, sino que engrosarían la parte fija del recio.

Fernández, que ha afirmado que no se puede llevar a cabo la descarbonización sin ese cambio de hábitos, ha admitido que quizá la CNMC no se ha explicado bien a la hora de dar a entender para qué sirve la adecuación de tramos horarios que se ha hecho.

Ha añadido que «el objetivo de la descarbonización nos compete a todos» y ha señalado que «todo no se puede tener en la vida y hay que intentar acomodarse».

Respecto a las peticiones que hay para que el horario valle de los días laborables se adelante de las 12 a las 10 de la noche, ha indicado que los datos que manejan es que a esas horas el consumo energético es muy importante.

Ha explicado que las franjas se fijan como consecuencia del análisis de los consumos reales que transportan las redes, si bien ha dicho que en la medida de cómo éstos evolucionen, las franjas horarias se irían ajustando, acomodándolas a medida que se observen huecos o congestión en la redes.

No obstante, ha dicho que hay que ser «cuidadoso» a la hora de fijar esas franjas, como lo ha sido la CNMC, y ha dicho que habrá que esperar a tener una serie histórica para ver los cambios que ha provocado el nuevo sistema tarifarios que se empezó a aplicar el 1 de junio y que tendrá por primera vez plasmación en una factura cuando acabe el mes.

La presidenta de la CNMC ha señalado que quizá no han sabido utilizar la «suficiente pedagogía» para explicar por qué se ha hecho ese cambio, al tiempo que ha recordado que existen electrodomésticos programables y lo que no los tengan pueden comprar temporizadores que valen 20 euros.

Ha insistido en que las franjas horarias que se han fijado pretenden evitar hacer nuevas inversiones en las redes que redunden en nuevas subidas de precios.

En cuanto a que haya compañías que estén aprovechando este momento para vender tarifas fijas por las que ganan más, Fernández ha indicado que los cambios en la factura producen cambios en el mercado, algunos correctos y otros incorrectos, y si así fuera, lo investigarían.

Para Fernández, los hábitos de consumo de energía «se pueden cambiar y se tienen que cambiar» y ha dicho que la finalidad del cambio que ha hecho la CNMC es llevar a cabo una utilización eficiente de redes que permita la descarbonización.

Ha señalado que evitando la saturación de las redes actuales, se podrá invertir más en las que sean necesarias hacer para fomentar la electrificación, que «consumiendo al mismo ritmo» en las franjas horarias que había hasta ahora.

En cuanto a la rebaja que ha aplicado el Gobierno en el IVA de la luz y la suspensión del impuesto del 7 % a la generación eléctrica hasta fin de año para paliar el efecto en la factura de la subida de la luz en el mercado mayorista, ha dicho que el Ejecutivo ha venido a reaccionar a la situación que hay en estos momentos, pero igual la medida deberá evolucionar a futuro cuando la coyuntura cambie.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.