La producción nacional de energía renovable (es decir, biocombustibles, biomasa, geotermia, energía hidroeléctrica, solar, eólica) alcanzó un máximo histórico en los primeros seis meses de este año, según un análisis de la Campaña Sun Day de los nuevos datos publicados por la Administración de Información Energética de EEUU (EIA).

El último número del informe «Monthly Energy Review» de la EIA (con datos hasta el 30 de junio de 2021) revela que las fuentes renovables representaron el 12,91% de la energía producida en EEUU y el 12,71% de la energía consumida para electricidad, transporte, calefacción y otros usos.

La producción de energía renovable durante el primer semestre de 2021 fue de 6.160 billones de Btu (quads), un 3,03% más que durante el mismo período del año pasado y un  4,23% más que en 2019.

La fuerte caída de la energía hidroeléctrica (un 12,59% menos) y las menores caídas en la geotermia (un 2,83% menos) y la biomasa (un 0,53% menos) fueron más que compensadas por el crecimiento de la energía solar (un 24,02% más), la eólica (un 9,96% más), y biocombustibles (hasta un 6,46%).

La eólica es ahora la fuente de energía renovable más grande, representando el 27,78% de la producción total de energía renovable de EEUU, seguida de la biomasa (21,28%), la energía hidroeléctrica (19,84%), los biocombustibles (17,11%), la solar (12,32%) y la geotermia (1,67%).

En comparación, la producción de las plantas de energía nuclear del país en 2021 se redujo en un 2,81% y un 4,07% en comparación con los niveles de 2020 y 2019. Como consecuencia, la energía proporcionada por fuentes renovables en lo que va de 2021 superó la generación nuclear en más de un 50% (6.160 quads vs 4.007 quads).

Mientras tanto, la energía suministrada por la combinación de combustibles fósiles, 37.550 quads, también disminuyó en un 1,67% y un 5,57% respectivamente, pero aún representó el 78,69% de la producción nacional total y el 78,83% del consumo de energía de EEUU. El consumo de combustibles fósiles durante la primera mitad de 2021 en realidad aumentó en un 6,50% en comparación con el mismo período en 2020 (incluido un aumento del 28,73% en el carbón) y es la razón principal por la que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) derivadas del uso de energía también aumentaron en un 7,72%.

“El dominio continuo de la producción y el uso de energía en los Estados Unidos por parte de los combustibles fósiles y el correspondiente aumento de las emisiones de CO2 es alarmante”, señaló el director ejecutivo de la Campaña Sun Day, Ken Bossong. «Afortunadamente, las fuentes de energía renovable están expandiendo lentamente su participación en el mercado energético … pero deben acelerarse mucho más rápidamente si queremos evitar las peores consecuencias del cambio climático».

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.