La Xunta de Galicia y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) han establecido un nuevo acuerdo de colaboración para planificar, implantar y mantener un plan gallego ante emergencias radiológicas, así como para definir los mecanismos de comunicación entre ambas administraciones en caso de darse una situación de riesgo.

El convenio, publicado este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y recogido por Europa Press, fue firmado el pasado miércoles 2 de junio por el presidente del CSN, Josep Maria Serena i Sender, y por el vicepresidente primero y conselleiro de Presidencia, Xustiza e Turismo de la Xunta, Alfonso Rueda.

El acuerdo, que se establecerá por cuatro años prorrogables a otros cuatro, viene a renovar dos anteriores establecidos entre las dos administraciones –de 1990 y de 2012– ya que el último de ellos quedó sin efecto en octubre de 2020.

Según se desprende del texto del BOE, el Consejo de Seguridad Nuclear asesorará a la Xunta para elaborar el plan autonómico de emergencias radiológicas y, para hacerlo efectivo, enumera las atribuciones que tendrá cada institución.

Así, corresponde a la Administración gallega activar la situación de emergencia radiológica o, en su defecto, el Plan Territorial de Emerxencias (Platerga) para adoptar las medidas de protección de la población. El Gobierno autonómico también debe informar «de forma inmediata al CSN sobre cualquier accidente nuclear o radiológico del que tenga conocimiento que pueda afectar a los habitantes o al medio ambiente».

Además, la Xunta se compromete a tener en cuenta las recomendaciones del CSN relacionadas con estas medidas de seguridad y a «intercambiar toda la información que sea necesaria» para coordinar las actuaciones a través del 112 Galicia.

Mientras tanto, las funciones que asume el Consejo de Seguridad Nuclear pasan por informar a las autoridades autonómicas de cualquier accidente «que comporte riesgo» para las personas y el medio ambiente, activar su propio plan de emergencias en caso de uno de estos episodios, así como poner sus recursos a disposición del operativo e informar a la comunidad internacional de ser necesario.

El CSN también se compromete a asesorar al director del plan de emergencias, a dar apoyo técnico y a poner en práctica las medidas de protección radiológica «necesarias para paliar las consecuencias del accidente».

Para velar por el cumplimiento del convenio, ambas administraciones constituyen una comisión de seguimiento compuesta por tres miembros de cada una de las partes.

 

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO

Por parte de la Xunta, participan el director xeral de Emerxencias e Interior, el subdirector xeral de Planificación e Protección Civil y el jefe del Servizo de Vixilancia Radiolóxica; y por parte del CSN, el director técnico de Protección Radiológica, el subdirector de Emergencias y Protección Física y el coordinador técnico de la Subdirección de Emergencias y Protección Física.

La comisión de seguimiento, que tendrá una presidencia rotativa de carácter anual entre la Xunta y el CSN, se reunirá al menos una vez al año.

No en vano, el texto publicado este viernes en el BOE asegura también que la implementación y el desarrollo del convenio «no supondrá incremento de la dotación de los capítulos de gasto de los presupuestos» de cada una de las administraciones.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.