El gasto anual de las principales compañías eléctricas de EEUU en el sistema de transmisión eléctrica del país ha aumentado de 9.100 millones de dólares en 2000 a 40.000 millones de dólares en 2019. Este gasto incluye la inversión en nueva infraestructura de transmisión, así como la operación y mantenimiento de los sistemas de transmisión existentes.

Según la información recopilada a partir de informes a la Comisión Federal de Regulación de Energía (FERC), el gasto se está estabilizando pero aún aumentó un 3% de 2018 a 2019. De los 40.000 millones de dólares que gastaron las principales eléctricas en 2019, 23.500 millones se destinaron a nuevas inversiones en transmisión, lo que supuso un incremento del 1% respecto al año anterior. Las eléctricas gastaron 16.600 millones de dólares en operaciones y mantenimiento (O&M) del sistema de transmisión en 2019, un 7% más que en 2018.


Las centrales eléctricas a menudo se encuentran lejos de los clientes, lo que requiere grandes redes de líneas de transmisión de energía para suministrar electricidad . En 2019, la mayor parte del gasto de las eléctricas en operación y mantenimiento del sistema de transmisión se realizó en pagos para transmitir electricidad en líneas eléctricas propiedad de otros servicios públicos o propietarios de transmisión independientes.

La mayor parte de las nuevas inversiones en transmisión se han realizado en equipos de estaciones , postes y líneas eléctricas aéreas. Estas inversiones reemplazaron la infraestructura obsoleta, mejoraron la confiabilidad y resistencia de la red durante eventos climáticos extremos, redujeron la congestión y se conectaron a recursos renovables. Algunos proyectos importantes recientemente completados y en curso incluyen:

  • El Operador Independiente del Sistema del Mediocontinente (MISO), que cubre gran parte del Medio Oeste y parte de la Costa del Golfo, energizó más de $ 3.000 millones en proyectos de infraestructura de transmisión en 2019 y más de $ 2.000 millones en 2020. Estos proyectos reemplazaron y reconstruyeron la infraestructura envejecida y agregaron nuevas líneas eléctricas, torres y subestaciones para mejorar la confiabilidad de la red y adaptarse al crecimiento de la carga.
  • En 2020, Minnesota Power energizó la línea Great Northern Transmission de 360 kilómetros y 500 kilovoltios (kV) para conectar Minnesota a plantas hidroeléctricas en Canadá.
  • Pacific Gas & Electric (PG&E) y Southern California Edison (SCE) en California gastaron cada una más de $ 1.000 millones en 2019 en nueva infraestructura de transmisión, principalmente en medidas de mitigación de incendios forestales.
  • Public Service Electric and Gas (PSE & G), que presta servicios a clientes en Nueva Jersey, invirtió más de $ 1.000 millones en infraestructura de transmisión en 2019 al ingresar a la segunda fase de su programa Sandy Energy Strong posterior a la supertormenta para endurecer y mejorar la resistencia del sistema de transmisión contra situaciones de tiempo extremas.

En marzo de 2020, FERC propuso revisar su política de incentivos de transmisión eléctrica para estimular el desarrollo de la infraestructura de transmisión necesaria para respaldar la combinación de recursos de generación renovable en evolución, la innovación tecnológica y los cambios en los patrones de carga de la nación.

Los incentivos de transmisión, que actualmente se basan en los riesgos y desafíos que enfrenta un proyecto de transmisión en particular, dependerían de los beneficios esperados proporcionados a los consumidores.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.