Las motos eléctricas destinadas al reparto de ‘última milla‘ llegan a hacer 20.000 kilómetros al año, lo que implica que deben hacer hasta ocho visitas al taller anuales para las correspondientes revisiones, según la red de talleres Euromaster.

Estos vehículos, cada día más populares en las ciudades, han de pasar por mantenimiento preventivo clave para evitar, por un lado, la inmovilización del vehículo y su pertinente impacto económico y, por otro, poner en peligro la seguridad del conductor y del resto de usuarios y peatones.

En estas revisiones, los neumáticos son uno de los grandes protagonistas, aunque cada cubierta, delantera o trasera, tiene sus tiempos de mantenimiento particulares. En concreto, si el primero requiere su reemplazo a los 12.000 kilómetros, el segundo lo pide a los 8.000 kilómetros, dado que, por la tracción trasera, sufre un mayor desgaste. En el caso de los frenos, su mantenimiento es cada 15.000-20.000 kilómetros, es decir, una vez al año aproximadamente.

Las particularidades del mantenimiento de una moto eléctrica no solo se centran en el vehículo en sí, sino en el propio servicio al cliente. Una de las demandas principales de las flotas es que sea la red de talleres la que se desplace para los mantenimientos, desarrollándose así un servicio de posventa a domicilio, tan análogo al tipo de empresa que suele tener motos eléctricas para llevar su producto hasta la puerta del cliente.

Unas motos que, en muchos casos, son ciclomotores, equivalentes a una cilindrada de 49 centímetros cúbicos y que no requieren carné de conducir, ya que las empresas tratan de ampliar el rango de conductores a personas de 16 y 17 años, aún sin edad para sacarse el permiso, y también son modelos más económicos y, por tanto, más accesibles para este colectivo.

No obstante, una de las ventajas de las flotas y de tener el mantenimiento acordado con una red de taller es, según Euromaster, que se trabaja con anticipación y se puede conocer cuándo una moto debe pasar por «boxes», por lo que en ningún caso está en manos de un conductor, muchas veces joven, novel y con escasas nociones de cultura mecánica preventiva, el buen estado de la moto.

«Nuestra red de talleres permite, además, poder hacer mantenimientos mecánicos colectivos, es decir, no moto por moto, sino desplazarse una mañana donde esté el cliente y su flota y realizar las operaciones pertinentes en un alto número de vehículos, por lo que, al concentrar actividad, taller y flota ganan en términos de eficiencia», ha sentenciado la portavoz de Euromaster, Itsaso Usobiaga.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.