Las nuevas tarifas de acceso al sistema eléctrico, que entró en vigor el pasado 1 de junio, representan un incremento promedio en su coste de un 16% para la industria, según un estudio realizado por Grupo ASE.

En concreto, el sector de la automoción es el más castigado, con una subida media del 21,7%, mientras que sufre un fuerte impacto un sector clave para el conjunto de la industria como el transporte ferroviario (+17,1%).

También destacan los incrementos para el sector del cartón y papel (+20,8%), el de la alimentación (+17,3%) o el del plástico (18,3%). Por su parte, los sectores menos impactados son el agrícola (+7,8%) y la minería (+7,1%).

La tarifa de acceso representa sobre el 40% del importe total de la factura eléctrica y no está vinculada al coste de la electricidad, coyunturalmente muy elevado por diversas causas.

Con los peajes se cubren los costes del transporte y la distribución de electricidad. Los cargos se recaudan para hacer frente a otros costes, como las primas al antiguo régimen especial (eólica, fotovoltaica…) o la deuda generada en el pasado como déficit de tarifa (amortización e intereses).

Con respecto al nuevo calendario eléctrico de seis periodos, cuyo fin, entre otros, debiera ser el gestionar la demanda a través del envío de señales económicas a los consumidores, contiene tramos de una y de dos horas que no tienen en cuenta la duración de los procesos energéticos de la industria. «Las empresas no pueden maniobrar», destacó Ramón López, gerente de Grupo ASE.

El estudio se basa en una muestra de 728 puntos de suministro en distintos lugares de España, de los 2.400 que gestiona la consultoría (1.000 en alta tensión y 1.400 en baja tensión).

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.