Por si ya fuera poco el caos que supone la factura de la luz para la mayoría de los mortales, el Gobierno aprobará el próximo 1 de junio las nuevas tarifas eléctricas que a modo de resumen traerán subidas para la mayoría de los consumidores en mayor o menor término y que por tanto obligará a los consumidores a ser más eficientes y a trasladar sus consumos a horarios más baratos para no ver cómo suben sus recibos de la luz.

O eso al menos sucederá para los 10,7 millones de consumidores domésticos que están acogidos a la tarifa regulada o Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), que dependen del precio del mercado mayorista y que a partir de ahora tendrán que acoplarse a los nuevos horarios tarifarios. Pero en el fondo, los nuevos peajes y cargos afectarán a todos los consumidores. Los que estén en mercado libre tendrán que renegociar con sus comercializadoras los nuevos contratos porque las condiciones cambian para todos.

La nueva estructura tarifaria aplica discriminación de precios a todos los consumidores y tres periodos a todos los de menos de 15 kW (consumidores domésticos) para los usuarios con PVPC. Así, se fijan tres tramos horarios: punta, llano y valle. El periodo punta, en el que el coste de los peajes y los cargos será más alto, estará comprendido entre las 10 y las 14 horas y las 18 y 22 horas; el tramo llano, con un coste intermedio, se situará entre las 8 y las 10 horas, las 14 y las 18 horas y entre las 22 y 24 horas; y la tarifa valle, la más barata de las tres, se ubicará entre medianoche y las 8 de la mañana y se aplicará durante todas las horas de los fines de semana y festivos.

Además, a partir del 1 de junio los consumidores domésticos podrán contratar dos potencias diferentes: una para los periodos punta y llano y otra para el periodo valle.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica explican que «se pretende incentivar el traslado del consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda eléctrica (horas punta) a otras en las que las redes de transporte y distribución se encuentran menos saturadas (horas valle), lo que reducirá la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones en dichas infraestructuras».

En definitiva, «los usuarios que trasladen su consumo hacia las horas llanas y valle, las de menor demanda, conseguirán un mayor ahorro en su factura», aseguran. Si no se hace nada con el consumo, la factura final saldrá más cara.

El objetivo del Gobierno es que el consumidor se empodere y pueda tomar decisiones en función de sus consumos energéticos a futuro. «Lo que se busca es que el consumidor sea más eficiente, que ahorre energía», explican las fuentes.

Respecto a la doble potencia contratada, aquellos consumidores que tengan unas necesidades de potencia más elevadas en periodo valle, como los usuarios de vehículo eléctrico que deseen cargar su coche o moto por la noche en su domicilio, podrán beneficiarse de contratar una potencia superior para el periodo valle y mantener su potencia habitual en los tramos punta y llano, evitando pagar el sobrecoste de esa potencia extra durante todas las horas del día. Si el consumidor no solicita este cambio se le aplicará, de manera automática, la potencia actual contratada en ambos periodos.

Por tanto, si el consumidor quiere ahorrar tendrá que conocer cuáles son sus consumos y en qué periodos horarios los realiza, amén de los días, porque no es lo mismo el fin de semana que de lunes a viernes, y también la época del año.

Es por ello que a partir de ahora en las facturas de la luz se van a poder ver estos consumos horarios a lo largo del año para así poder tomar decisiones en los próximos meses. Pero a buen seguro que en los primeros meses se va a pagar de más respecto a un posible toma de decisiones futura.

A estos cambios se sumará un nuevo formato de factura para usuarios con PVPC que adaptará el recibo a la división de los actuales peajes de acceso en los peajes de redes y los cargos, establecerá el contenido mínimo de la factura de los consumidores con menos de 15 kW de potencia contratada, simplificará el contenido para mejorar su comprensión, reducirá su extensión a dos páginas e incorporará nueva información como las potencias máximas que cada consumidor ha demandado en cada uno de los periodos horarios en el último año. Se incluye, además, un código QR para para facilitar al usuario emplear el comparador de ofertas de energía en la web la CNMC de forma que pueda encontrar alternativas contractuales ventajosas.

Bueno para autoconsumo y vehículo eléctrico

Quienes se podrán ver beneficiado de estas nuevas tarifas serán aquellos usuarios que tengan autoconsumo y/o instalación de recarga para vehículo eléctrico. Al tratarse de una nueva estructura de peajes y cargos que harán más cara la factura de millones de consumidores, también se busca que se incentive el desarrollo del autoconsumo y el vehículo eléctrico en los hogares.

«La combinación de los nuevos peajes y cargos permitirá que la factura eléctrica tenga un mayor componente variable. Esto hará que su coste dependa en mayor medida de la energía consumida, lo que fomenta la eficiencia energética al permitir que las medidas de ahorro tengan un mayor impacto en el recibo del usuario. Con ello se promueve el autoconsumo, que reduce la demanda de energía procedente de la red, o el despliegue de infraestructuras de recarga rápida de vehículos eléctricos. Este nuevo modelo beneficiará, además, a los consumos con componente estacional como el turismo», explican las fuentes.

Pero si vas a los nuevos precios horarios, los restaurantes, por ejemplo, tendrán las horas más caras del día cuando más gasto energético hacen. Sin embargo, los negocios de ocio nocturno se podrían ver beneficiados por el fin de semana y el horario valle que es de 0 a 8 horas.

La casuística es enorme y es por ello que el consumidor tiene ahora que estudiar bien cuando le conviene consumir más o menos energía en función de su actividad. Otro ejemplo, un consumidor acogido a PVPC con discriminación horaria verá subidas en su recibo de la luz, porque el periodo valle anterior no tiene nada que ver con el que se dará a partir del 1 de junio. Trasladar los grandes consumos a la madrugada, sobre todo los de los aparatos domésticos como lavadora, lavavajilla, etc, podrá ayudar a mejorar algo la factura, pero ojo que los nuevos horarios en periodo valle son los que el usuario suele consumir más en sus hogares.

Es hora de ponerse las pilas y convertirse en consumidores que toman decisiones. Prepárense para el cambio, no será fácil, pero no queda otra si no se quiere pagar en la factura de la luz.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.