Los accionistas minoritarios críticos de Abengoa agrupados bajo la sindicatura Abengoashares piden al Gobierno que rescate a la compañía a través de la SEPI y les dé el mismo trato que a las empresas Duro Felguera o Plus Ultra.

Según esta plataforma de accionistas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha abierto la puerta a rescatar a Abengoa, que a finales de febrero fue declarada en concurso de acreedores tras encallar el acuerdo de refinanciación ante la negativa de la banca acreedora a alargar de nuevo el plazo para cerrar la operación.

Los accionistas críticos de Abengoa se comprometen a participar en el rescate aportando dinero a través de una ampliación de capital, según han puesto de manifiesto en un comunicado, en el que señalan que las condiciones del rescate deben ser justas y equitativas en relación con los rescates recientes en los que ha participado la SEPI y teniendo en cuenta a los accionistas.

En este sentido, solicitan al Ejecutivo que tenga en cuenta a los accionistas de la compañía (entre los cuales se encuentra el propio Estado, con una participación del 3,152 %), como pretende el actual consejo de administración, el «pool» bancario y los fondos buitre.

Además, sostienen que si la empresa es viable con una nueva inyección de liquidez, la responsabilidad de la «desorbitada» deuda es de los acreedores que la concedieron, por lo que les pide ajustarla mediante quitas durante el proceso concursal para dar viabilidad financiera a Abengoa sin «arrebatar» a los accionistas su patrimonio.

«Bajo ningún concepto, la actividad de los acreedores puede ser la de financiar una compañía con intereses usureros de hasta el 18 %, con comisiones multimillonarias de cientos de millones de euros y estructuras societarias en paraísos fiscales», sostienen desde Abengoashares.

Asimismo, insisten en que no son los accionistas los que de un modo irresponsable han otorgado más de 20.000 millones de financiación a Abengoa y confían en que antes del 31 de marzo los acreedores «entren en razón y entiendan que su actividad ha de ser financiera, prestar dinero para cobrarlo con un interés de mercado».

En los últimos rescates en los que ha intervenido la SEPI, defienden los accionistas críticos, la banca sigue como acreedor sin hacer una conversión dilutiva de deuda por acciones y no se ha dejado fuera del rescate a los accionistas de la empresa.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.