El Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE) quiere manifestar su más absoluto desacuerdo con las medidas contra el cambio climático que está promoviendo el Gobierno de Francia en el sector de la aviación. En particular, considera equivocada la decisión de prohibir los vuelos nacionales que se puedan realizar en tren en menos de dos horas y media.

El COIAE considera que estas medidas tienen un impacto real inapreciable en las emisiones, y por tanto, ineficaz en la lucha contra el cambio climático. Para los ingenieros aeronáuticos estas medidas pueden ser contraproducentes porque «en estos momentos de urgencia climática, es una tremenda irresponsabilidad hacer creer a la ciudadanía que se está actuando con firmeza cuando en realidad sólo se están tomando medidas cosméticas sin valor alguno».

Menos del 5% de las emisiones son debidas a los vuelos regionales. En este caso, el impacto real de esta medida es inapreciable ya que la prohibición afecta a unos 70 vuelos diarios. Como estos son además, por definición, de muy corto rango (menos de 500 Km) su efecto real es una disminución de menos de 0,5% de las emisiones del sector aéreo en Francia. Más aún, como el transporte aéreo representa menos del 2% de las emisiones de CO2 antropogénicas, si todos los países hicieran algo similar, el efecto real en emisiones a nivel mundial sería prácticamente nulo.

Además, esta medida desincentiva la innovación y la experimentación con nuevas tecnologías libres de carbono. Los vuelos de corto alcance, por motivos técnicos, son el campo ideal para iniciar la electrificación del avión. La cancelación de estos vuelos supone la reducción de oportunidades para la experimentación y reduce la capacidad de innovar de Francia. «Europa no necesita obstáculos adicionales para competir con EEUU y China en este mercado emergente», explican.

 

Poner el foco en medidas con resultados reales

El COIAE considera que la lucha contra el cambio climático sería mucho más efectiva si los gobiernos pusieran el foco legislativo allí donde la palanca es útil y se generen resultados reales. Por ejemplo, los aviones actualmente tienen que viajar en “zig-zag” a través de Europa debido al actual sistema de gestión del tráfico aéreo, un sistema poco eficiente y obsoleto. La simple implementación del programa del Cielo Único en Europa podría reducir las emisiones en más de un 10%. 10.000 veces más que la propuesta del gobierno francés.

Además, considera absolutamente erróneo calcular el impacto medioambiental utilizando sólo las emisiones que salen del “tubo de escape”. Si queremos realmente combatir el cambio climático, es fundamental no “autoengañarse” e incluir en el cálculo medioambiental todas las emisiones de la cadena de producción completa, incluida la infraestructura. Tanto el transporte por carretera como por tren; requieren de cientos de kilómetros de infraestructura para unir dos ciudades. Por ejemplo, la línea de AVE entre Madrid y Barcelona, de 600 kilómetros de longitud, transporta 11 millones de pasajeros al año. Las emisiones generadas en su construcción deberían repercutirse también en el cálculo de su eficiencia energética. En este capítulo, el transporte aéreo es tremendamente más eficiente ya que, por el coste medioambiental de una sola pista de 4 kilómetros de longitud, se pueden transportar de 30 a 40 millones de pasajeros al año a cualquier lugar del mundo.

El Colegio quiere recordar que, cuando se tienen todas las externalidades en cuenta, la aviación es el modo de transporte más eficiente y de menor impacto medioambiental, además de no existir alternativa viable de transporte para distancias de más de mil kilómetros.

 

Compromiso en la lucha contra el cambio climático

El sector aeronáutico, como el resto de la sociedad, está absolutamente comprometido en la lucha contra el cambio C+climático. Por ello, en estos momentos está haciendo enormes esfuerzos en la implementación de un cambio tecnológico hacia la descarbonización y en la mejora de la eficiencia operativa.

El Colegio, ante la encrucijada histórica en la que se encuentra la humanidad, emplaza a las autoridades de cada país a legislar para cambiar efectivamente la realidad y no para alterar inútilmente las percepciones.

Para ello, España tendrá la primera cumbre del sector aeronáutico dedicada en exclusiva al clima. Organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE), para el 30 de abril en formato online.

Más de 25 ponentes, representantes del sector, abordarán este necesario debate, así como las claves del sector para ser más sostenible. Los objetivos de la COP21 de París; las fuentes de energía y aeronaves para mitigar el impacto ambiental, la descarbonización y los desafíos del entorno aeroportuario serán algunos de sus temas centrales.

El COIAE presentará el “Informe de sostenibilidad 2020”, en el que se incluyen todas las medidas objetivas que el sector está realizando.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.