El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este martes un ambicioso plan de transformación tecnológica e industrial del país, con inversiones de 30.000 millones de euros en los próximos cinco años.

El plan Francia 2030 prevé actuaciones para promover la innovación y la reindustrialización, a la vez que se descarboniza la economía, a fin de situar al país en primera línea tecnológica mientras aumenta su independencia estratégica con la recuperación de la producción en su suelo.

«Si no reindustrializamos el país no podremos ser una gran nación» en el plano internacional, afirmó Macron en una intervención en el Elíseo ante un público compuesto de dos centenares ejecutivos empresariales y jóvenes.

Macron propuso centrar las inversiones en diez grandes ejes: energía nuclear; hidrógeno verde; descarbonización de la industria; vehículos eléctricos; aviones de baja contaminación; agroalimentación; sanidad, contenidos culturales y exploración espacial y submarina.

Entre otros objetivos, propuso que Francia sea el líder mundial en la producción de hidrógeno verde para 2030, con la instalación de dos megafactorías de electrolizadores, y el primer país que fabrique aviones de bajas emisiones de carbono.

Macron advirtió de que para lograr estos objetivos hacen falta cinco condiciones: garantizar el acceso a materias primas, reciclaje de materiales clave como litio o titanio, seguridad informática, asegurar el talento necesario y aumentar las inversiones en investigación de ruptura.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.