La multinacional energética Naturgy, que este jueves anunció que se dividirá en dos empresas cotizadas, prevé convocar una junta general de accionistas de carácter extraordinario en otoño para dar luz verde a la escisión.

Así lo ha asegurado el secretario del consejo, Manuel García Cobaleda, en una conferencia con analistas convocada este viernes para detallar al mercado sobre el llamado proyecto Génesis que dará lugar a dos compañías cotizadas, una centrada en las infraestructuras reguladas (transporte y distribución de energía) y otra en los negocios liberalizados, entre ellos el de renovables.

El directivo ha explicado que el proceso de segregación se llevará a cabo en tres fases: en la primera, la de análisis del proyecto, Naturgy, con la ayuda de asesores externos, revisará a fondo el diseño de la operación, una labor que estima que podría estar lista en torno a abril.

En la segunda se deberán definir al detalle los dos perfiles de las dos nuevas compañías, trabajo que podría culminar en torno al verano.

En la tercera corresponderá al consejo de administración convocar en otoño una junta extraordinaria de accionistas para dar luz verde a la escisión y, pasados dos meses, en torno a diciembre, culminar finalmente la separación formal.

Naturgy ya dijo ayer que esperaba que toda esta división en dos compañías culmine antes de final de año.

Este proceso de división también comportará un reparto de activos y de deuda, ya que se deben reasignar unos 40.000 millones: unos 13.000 millones de deuda y unos 27.000 millones de capitalización bursátil.

 

MISMOS ACCIONISTAS, PERO SIN COMPROMISOS DE ‘LOCK UP’

Durante la conferencia de analistas, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha recordado que las dos sociedades resultantes cotizarán en bolsa y tendrán la misma composición accionarial, liderada por Criteria, el holding de participadas de La Caixa, que controla un 26,7 %.

A preguntas de los analistas, ha aclarado que las nuevas compañías, llamadas ahora de forma provisional MarketsCo -Mercados- y NetworksCo -Infraestructuras-, no incorporarán fórmulas de ‘lock up’ a sus accionistas, es decir, un compromiso formal que impida vender sus acciones durante un determinado período de tiempo.

«Si no lo tienen ahora los accionistas, ¿cómo pueden tenerlo luego? No queremos incorporar limitaciones adicionales a los accionistas», ha asegurado Reynés, que ha destacado el compromiso de los accionistas de referencia con este proyecto, y como prueba de ello ha recordado que la escisión salió adelante de forma unánime en el consejo de administración.

Reynés ha querido dejar claro que no habrá participaciones de una de estas dos compañías en la otra ni participaciones cruzadas, sino que serán completamente independientes.

EL PLAN ESTRATÉGICO SE MANTIENE, PERO SE PARTE EN DOS

Reynés ha defendido que la división de Naturgy en dos compañías no implica el incumplimiento del plan estratégico hasta 2025, presentado en julio pasado y que comprometía una inversión de 8.700 millones en renovables y de 4.100 millones en redes.

«El plan estratégico no está acabado y no se altera, sino que se ha dividido en dos», ha dicho Reynés, que ha justificado este proyecto para favorecer el crecimiento de los dos negocios.

Reynés también ha dicho que este proyecto no implica que la política de adquisiciones de Naturgy quede paralizada. «No desmantelamos el departamento de M&A (fusiones y adquisiciones, en la jerga financiera)», ha dicho Reynés.

En cuanto a la política de dividendos, ha anunciado que se mantendrán los compromisos previstos en el plan estratégico.

 

DIFERENTES PERFILES, PERO MISMA CALIFICACIÓN CREDITICIA

Aunque los directivos de Naturgy han justificado la escisión para estimular el crecimiento de cada uno de estos negocios por separado, también han subrayado que su voluntad es que ambas compañías nazcan con una calificación crediticia similar.

Por ello, junto al reparto de activos también se debe repartir de forma ajustada el volumen de deuda, aunque se da por supuesto que la sociedad de Infraestructuras partirá con un mayor pasivo.

Se crearán «dos campeones nacionales», ha resaltado por su parte el responsable de mercados de capitales de Naturgy, Steven Fernández.

 

COSTES INSIGNIFICANTES DE LA SEPARACIÓN Y MANTENIMIENTO DE LAS SINERGIAS

Reynés ha defendido la escisión en dos compañías de Naturgy para seguir «adaptándose a los cambios» en el sector y ha dicho que se mantendrán las sinergias logradas desde que él tomó el mando en Naturgy -entonces llamada Gas Natural Fenosa- en 2018.

«Este proyecto no va de eficiencias, sino sobre creación de valor», ha asegurado Reynés para subrayar que las eficiencias ya se han generado en los últimos años y que ahora se trata de que cada compañía resultante se focalice en su negocio, con niveles de retorno, costes de capital y de deuda diferentes, y se centre en nuevos crecimientos y en ser más competitivos aún.

También ha dicho que el coste que tendrá esta escisión será «absolutamente insignificante» en relación a sus beneficios porque puede ejecutarse «sin grandes disrupciones» y las sinergias «serán capturadas allá donde estén».

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.