El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reclamado públicamente que se «ponga freno» al precio de la luz y se termine con el «desequilibrio» que se está produciendo, entre el compromiso de producir energías limpias y el recibo actual de la luz.

García-Page, que ha visitado este viernes un centro educativo en Daimiel (Ciudad Real) para conocer unas obras de reforma llevadas a cabo por el Gobierno regional, ha señalado que ahora que se está empezando a utilizar con inteligencia el sol y el viento para producir energía limpia, esta «tendría que ser más barata».

Y ha recordado que Castilla-La Mancha produce actualmente el doble de energía limpia de la que consume, gracias al esfuerzo que ha hecho España para reconvertir su capacidad energética.

García-Page no ha escondido que es el poder público quien debe actuar para reducir el coste actual que tiene el recibo de la luz, aunque lo tenga que hacer con Europa.

En cualquier caso, también ha recordado que la actual situación es fruto de una ley que se cambió hace unos años, que ahora los ciudadanos están empezando a pagar «claramente» en el recibo de la luz.

En este sentido, ha sido tajante al afirmar que el actual sistema tarifario «lo pensó» un Gobierno del que «no andarían muy lejos los propios beneficiarios» del recibo actual de la luz.

Por eso, ha insistido en que se debe plantear un sistema, de común acuerdo con Europa, «porque estamos obviamente vinculados a la legislación europea en materia energética y de competencia» que permita que el recibo de la luz sea sostenible también para el bolsillo de los ciudadanos.

Leer artículo original…

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Si desea recibir en su correo electrónico las últimas noticias de Capital Nostrum, suscríbase mediante este formulario.

Muchas gracias, hemos recibido su correo electrónico.